VALENCIA

Qué gran tierra Valencia. Valencia, donde culminó el Cid su leyenda, tierra de fallas, de pólvora, de música en cada esquina, de moros y cristianos. La tierra que nos dio a Sorolla y la luz mediterránea, la tierra de Blasco Ibáñez con sus cañas, con sus barros, con sus barracas y sus chiringuitos. La tierra, como no, de García  Berlanga, maestro del cine y creador de obras como Plácido, El Verdugo, Calabuch, La Escopeta Nacional, Todos a la cárcel.
Cuánto hubiera dado el cineasta por haber rodado el acto popular del pasado miércoles. Vi poco las imágenes pero recuerdo a una señora muy rara al lado de Barberá, una comilona, a un Camps destrajeado hecho un basilisco arengando a las masas como un predicador presbiteriano, un ninot animado a punto de la autocombustión y a un patriarca barbudo dando el beneplácito a sus discípulos más aventajados, los que tanto tuvieron que ver en que siguiera al frente de eso que se denomina "centro-derecha", en resumen, una escena coral, de esas que tanto gustan a Berlanga, con sus toques de tipicismo y topicazo.
No se merece Valencia este bochorno, ni España tener ésto como alternativa a las geniales improvisaciones de Zp que de un tiempo a esta parte anda algo místico.
En estos días, me quedo con la seriedad y la coherencia de Cayo Lara, qué quieren que les diga.

5 comentarios :

Adanero dijo...

¿Valencia la tierra de los "chiringuitos"? Oiga, pues lo mismo sí.

Un saludo.

Un Oyente de Federico dijo...

“¿…geniales improvisaciones de Zp?”

Dedicar todo el aparato del estado a perseguir al partido de la oposición, utilizando técnicas de represión que no se habían vuelto a dar desde los años duros del franquismo, y por otra parte dejar escapar a terroristas.

Mientras son incapaces de generar una sola apartación eficaz a combatir el paro (el mayor de nuestra historia reciente), la improductividad o la precariedad económica .
Todo un gobierno de superministros con curriculum de diseño personal, con carísimos despachos “feng-sui”, coches blindadísimos, miles de superbienpagados consejeros y sólo son capaces de parir la “genial” idea de regalar una bombilla de bajo consumo, para combatir la crisis.

Geniales era Sorolla o incluso lo es Berlanga. Pero no ese friki que Ud. dice.

Anónimo dijo...

Con la que está cayendo y a nuestro poeta le causa bochorno un acto del PP. Lo que dice de Cayo es impagable, he tenido que ir al ambulatorio a que me pusieran oxigeno,ya que por un momento me quedé sin respiración.Yo pregunto a los lectores de este filo de espada ¿no es para descojonarse? Ya os anuncio que el próximo desvario trata sobre la Iglesia, que como ya sabeis es junto aL PP uno de los temas preferidos del colega. Como veis a Nepo no le preocupa para nada la actuación del gobierno, su improvisación, sus medidas infantiles,la próxima subida de impuestos... A el lo que realmentele pone es eso de la III Républica. Vuelvo desde DEMAGOGIA.COM porque me resulta imposible leer ciertas cosas y mantenerme callado. Tiene, el afilador, derecho a pensar como quiera y por supuesto a decir lo que quiera pero repito, que con la que nos está cayendo encima su comentario del día solo se dirija a los de siempre es un síntoma mas de su profunda inquina conta el PP. Y en cuanto a ZP apoyo incondicional y sin fisuras eh Nepo?

CAUDILLO dijo...

" El autor debe aprobar todos los comentarios" Ja. Y te falta añadir: y no seran publicados los que no me gusten.Se te ve el plumero como buen sociata de salón.Ojo, no te estoy insultando ni mucho menos, solo que me hace gracia la gente como tu que escribe lo que le sale de los cojones(faltaria mas) pero luego no encaja bien las críticas. Seguiré en mi linea de mostrarte mi disconformidad con tus opiniones a menudo demagógicas y te agradezco de antemano que no las publiques. No quiero ser de ningun modo protagonista de este tu blog al que se que dedicas mucho tiempo. Un saludo cordial.

Juan Luis Nepomuceno dijo...

Don Oyente, lo de "geniales" era sarcástico, porque parece que no lo ha interpretado así.
Al insultador compulsivo, el "troll" que descalifica en lugar de opinar, le diré que por fin se le ve el plumero y rezuma fascismo en estado puro vaticinando, como buen profeta ultracatólico, qué voy a publicar en mi próxima entrada.
Igual hablo de cobardes enmascarados y sindicalistas verticales.