TRIUNFOS

Que sí, que lo que importa se diluciidó hoy. O es que no se enteran.
El catalanismo más eficiente arrasó al centralismo anestesiado por goleada, a pesar de cierta remontada de otros centralistas cabalgando patos que aniquilan emigrantes.
Pero todo es anecdótico.
Que ganara CIU era normal, que ganara el Barça, de la manera que ganó, pues no tanto.
Que la cara de Mourinho, con un chicle que le parecería un erizo, lo decía todo.
Está todo perdido, o no, porque ganaron los que pactan, con unos o con otros, dependiendo del "seny" y de los presupuestos generales.
Y en Madrid sigue todo igual, el desencanto, político y futbolistico.
En Cataluña, pletóricos, los barcelonistas y los convergentes, los de la esquerra, no tanto, los de la esquerra charnega quizá menos, pero da igual, ganó el Barça por méritos, no como otros, que ganaron más bien por desméritos de los contrarios.
La suerte está echada, en la política no, en el fútbol tampoco pero atrae  más gente.