LA CAÍDA DEL IMPERIO ASTURIANO

No, Antoñito, no te comas la cabeza, hombre. Mira, tú monta la empresa, la subvención por emprendedor y la de los fondos mineros te llegará de sobra, no te preocupes que yo me encargo.
Luego, tienes los contratos garantizados, te lo digo yo. Emplea a alguno de los que tu ya sabes, que nunca viene mal y además también percibirás ayudas.
Luego vendrán los contratos.
Alguno habrá que cumplir medianamente, algo de software, hardware o lo que sea.
Luego facturas y el resto viene dao, Antonio, que de esto sé mucho.
Que si nos pillan, qué dices hombre, quién coño se va a meter con nosotros, si esto ha funcionao así toda la vida.
Que así son las cosas, Antonio.
Las elecciones, no sé si las perderemos pero tú tranquilo, qué te crees, puedes estar tranquilo que seguro que el chollo continúa, por eso date prisa y factura lo más posible mientras nos mantengamos nosotros en el sillón. Luego ya veremos.


2 comentarios :

AF dijo...

Hacía tiempo que no me pasaba por aquí (y por casi ningún sitio), pero veo que sigue usted teniendo la misma mala leche... ¡¡Enhorabuena!!

Un saludo.

Filodespada dijo...

Todo un honor, Don Antonio. Cuánto bueno por aquí. La misma mala leche no sé, lo que seguramente pase es que se me va agriando con el tiempo.