SORPRESAS TE DA LA VIDA

Una asociación de Mieres me comunicó que estaba interesada en una conferencia de las que doy dentro de mi actividad profesional.
Por supuesto accedí, como no podía ser de otra forma.
Hoy me encontré con la persona organizadora y ultimamos detalles.
En la conversación me comentó que ya le diría cuánto iba a cobrar.
Se me pusieron los pelos de punta. Le dije que, por supuesto, nada. Y se sorprendió.
Le dije que era un servidor público y que, dentro de mis labores, aunque usara mi tiempo libre, estaba el dar charlas a los ciudadanos, gratuitamente,  por supuesto.
Siguió sorprendida y yo más por su sorpresa.
Qué no habrá por ahí, maldita sea.
Cuánto charlatán vive del cuento y la buena voluntad de la gente humilde. 

4 comentarios :

Guti dijo...

Y dime la verdad.

Supongo que te dará asco saber de algunos tejemanejes. Bueno, sé que te lo da, porque aquí lo escribes con frecuencia.

Pero ¿no te satisface decir "por supuesto que no cobro nada por esto"? ¿No te parece que con el ejemplo se hace lo que cada uno puede para mejorar el mundo, y que tú lo has mejorado un trocito?

Te amargará pensar "cuánto hay por ahí", pero también tienes que pensar que ha sido un día bueno. Has sentado el precedente contrario.

Filodespada dijo...

Amigo Guti. Yo no he hecho nada que no deba hacer. No hay mérito ninguno, todo lo contrario. Es triste que tenga que considerarse meritorio hacer lo que se debe como se debe o al menos intentarlo. Gracias.

Anónimo dijo...

Tan malo es el gratis total, como el saqueo tipo Garzón o Urdangarín.

Que se pague por que alguien de una conferencia no le veo problema alguno.
Sálvo que esa persona tenga como trabajo o parte de su trabajo el darlas.

Como dice su amigo E. Mesa, es más encomiable el que cumple porque sabe que es su obligación, que el que lo hace por gusto.

Un Oyente de Federico

evalon dijo...

Mientras no le hayan mirado mal, como sospechando qué oscura maquinación se trae entre manos... vamos bien!!
Si quien puede, quiere... amén
el problema está en quien debe hacer las cosas y no quiere, pone trabas a quien quiere y encima se queja de quien hace para que los demás tengan algo...
y ahí estamos, entre vagos, incapaces y castradores de la iniciativa ajena

un saludo!!