España, Europa, Mundo civilizado, año 2014 de nuestra era.

Una tonadillera trágica, viuda de torero corneado, madre de un caradura descerebrado y vago como un koala, entra en prisión por blanquear dinero en compañía de un alcalde corrupto, ex camarero, heredero del más patán de los caciques, que aparte de hacerse dueño de la Costa del Sol, tuvo hasta un programa de televisión en donde exhibía sus indecentes carnes en remojo, rodeado de turgentes carnes en biquini.
Mientras tanto, la plebe fervorosa y sumisa, hace largas colas para venerar el añejo cadáver de la aristocracia más aristocrática de la historia de Occidente.
Para variar, se conocen nuevos datos sobre tramas de sotanas lascivas ejerciendo atrocidades sobre inocentes criaturas, entregadas por ignorantes padres a la protección de la Santa Madre Iglesia.
En otro orden de cosas, corrupción, comisiones, cursos de formación virtuales, querellas y consultas, independentismo, federalismo, casta, líder anticasta, campaña de la casta contra el líder anticasta, y la vida continúa en este país extraño, en tiempos raros, muy raros para mi gusto.