De los nombres de los partidos.

Es curioso lo de los nombres de los partidos, sobre todo los llamados "de nuevo cuño", pero hay otros más viejos que también son dignos de análisis. 
En un principio, de nuestra "joven" democracia, la mayoría de ellos, tenían un nombre que les definía ideológicamente, sobre todo en la izquierda. Partido Comunista, Partido Socialista Obrero Español, Partido Nacionalista Vasco, etc. 
Otros, con afán quizá de no ser tan explícitos, optaron por categorizar como, por ejemplo, "Alianza Popular". Este nombre, que por significado, no contiene nada ideológico, comienza arrogándose la pretensión de ser una alianza del pueblo en general, en vez de una confluencia de partidos de derechas, la mayoría de ellos herederos del franquismo. Luego, refundados en partido, siguieron arrogándose lo popular. 
Convergencia i Unió es algo parecido, categorizan en lugar de definir la confluencia de corrientes liberal-conservadoras y nacionalistas catalanas. 
Pero de un tiempo a esta parte, con la aparición de eso que han dado en llamar "nueva política", que no es ni más ni menos que política de la de toda la vida, el fenómeno de las denominaciones generalistas está llegando a su cúlmen. 
Izquierda Unida, que en un principio no era más que la presunta unión de la izquierda más allá del PSOE, con el PCE como máximo representante, se fue quitando apelativos como "comunista" o "socialista" para categorizarse en Izquierda. 
Ahora, por afán de supervivencia, dados los continuos batacazos electorales, son Unidad Popular, a veces, recordando a aquel Frente Popular de la II República, pero coincidiendo en lo "Popular" con el que debería ser su natural enemigo.  
En esto que apareció la "transversalidad", con Rosa Díez, y ésta se apropió, como nombre de partido, de conceptos tan amplios y deseables como Unión, Progreso y Democracia. 
A ésta le apareció un grano en el culo, proveniente de Cataluña, que, entonces, se llamaba "Ciutadans", es decir "ciudadanos catalanes", como si el resto no lo fuera. Es más, ampliaron el concepto y ahora, los "Ciudadanos" españoles, son ellos. 
"Compromís", los únicos comprometidos del castigado Levante. 
"Ara en comú" y "Ahora en común", etc., etc.. 
Y como no, "PODEMOS", como sinónimo de esperanza para los que nunca han podido, pero, para muchos, el presente de indicativo plural, puede transmutarse en infinitivo como principal objetivo "PODER", toda vez que el logotipo de las primeras papeletas electorales de la marca era la efigie del líder, qué cosas. 
En definitiva, si usted quiere fundar un partido, tiene que ponerse al día y llamarle, por ejemplo, "HUMANIDAD", "PAÍS",  "PAZ, LIBERTAD Y JUSTICIA", "PUEBLO DE DIOS" o, por qué no, "GENTE".