CUARENTA Y CUATRO

Hoy cumplo cuarenta y cuatro oncenas de agostos pues fue el día once, de un agosto alemán, en el que una gallega emigrada tuvo que sufrirme en parto. Luego continuaría sufriéndome, como el resto aunque, seguramente, ella más que nadie. Y hasta aquí llegué, de momento, y uno sabe que traspaso, antes de que dos cuatros de cera se posen sobre un pastel, el ecuador de todo, de lo que hay, que es este tránsito por el tiempo y el espacio. Y uno mira hacia atrás y sabe, sin dudarlo, que ha dejado con toda probabilidad más damnificados que beneficiarios de su existencia. Entre los damnificados, uno mismo, pues uno suele ser responsable de lo que le ocurre, bien motivado por sus actos, sus omisiones, sus elecciones y sus abstenciones. Y uno mira hacia delante y ve caminos, más o menos empinados, pero sin prisa por recorrerlos que no hay que apresurarse por llegar a ninguna meta en esta carrera que siempre nos acerca al mismo podio en el que todos recogemos el premio final que es eso, el final. Y de momento no está solo para el trayecto restante y uno sólo espera no suponer más carga de lo que uno ya es, por sí, por la ley de la gravedad y por la gravedad de la ley. Y espero ver crecer la semilla que un día planté, la que me envejece, sin duda, y llegar lúcido al asilo, sin cagarme encima, y morir callando, que bastante ruído hice en vida. Y es que, erróneamente, llegado a este punto, uno tiene la sensación de haberlo hecho casi todo. Los árboles que planté se secaron; lo que escribí está en cuartillas sueltas y en las páginas etéreas de la red, de la cuarta dimensión en la que nos hundimos sin que nos empuje Iker Jiménez; montar en globo, monté, aunque de propaganda bancaria y con el artefacto aerostático asegurado mediante soga; los más groseros se preguntarán si tomé por el culo, pues en el sentido estricto no, aunque en el figurado me han jodido más de una vez y, cuando he podido, he correspondido con creces a la jodienda.

6 comentarios :

Anónimo dijo...

Enhorabuena y a por otros 44

chure dijo...

muchas felicidades

luis maria dijo...

Te tengas un buen día,44 es un número llevadero.
Con respecto a la vida hay que llevarla como viene,no queda otra,pero cuando tengas que dar por detras hazlo a quien lo merece que al final siempre pagan gustos por pecadores.

Un Oyente de Federico dijo...

Que sea Ud. feliz disfrutando de los suyos otros 44 más.
Por lo menos.
O los que Ud. quiera.

Anónimo dijo...

felicidades,aunque tarde.somos cuarenteañeños,no lo olvides,mejor que los veinteañeros,mas vida y sabiduria.que cumplas,por lo menos ,otros tantos.saludos,de la bruja.besos,chao.

Juan Luis Nepomuceno dijo...

Muchas gracias a todos. Son, de verdad, muy amables.
Perdón por la tardanza en responder pero anduve desconectado.
Un abrazo a todos.