LA CAÍDA DEL IMPERIO

Los imperios, desde que el hombre es hombre, siempre han sido arrogantes. La arrogancia, a menor escala, debe ser una especie de mecanismo para intentar mantener el estatus de autoridad del dominante sobre el dominado, del superior sobre el subordinado, del jefe sobre el empleado, etc.
Normalmente este tipo de liderazgo, basado más en la pose que en la autoridad real, suele ser síntoma de debilidad, de miedo. 
Cuánto más puede el miedo sobre una persona, más la convierte en alimaña. 
Un guerrero civilizado, aunque a alguno le resulte antagónico el término, nunca haría lo que estos primates uniformados nos muestran en adolescentes grabaciones de móvil. Este ritual primitivo sólo lo hace alguien supersticioso, aterrorizado, espantando los fantasmas del miedo que acaban de sentir ante los enemigos a los que acaban de abatir. Robando de los cuerpos muertos la dignidad que ellos han perdido. 
Un guerrero mata, porque siguen existiendo las guerras y la violencia como formas de relación entre individuos y sociedades, pero respeta al enemigo y a lo que queda de él tras la refriega. 
Es una obligación humana y debe ser, cuando menos,  directamente proporcional a la relación de superioridad. 
Así se convierte en una muestra de decadencia, de la inutilidad de ocupar un país para, supuestamente, acabar con las amenazas al imperio y democratizar a quien vive en plena Edad Media. 
No obstante no obviaré lo que ocurre en la mayoría de los casos cuando el cadáver resulta ser el otro, si bien unas barbaridades no justifican otras. 
Sr. Obama, llévese a sus muchachos a casa, edúquelos y recuérdeles las reglas de compromiso si quiere usted mantener el poco liderazgo internacional que pueda quedarle.

3 comentarios :

Anónimo dijo...

Josep Pla en su libro “El advenimiento de la República” cuenta como los madrileños contemplaban tranquilamente como si fuera un espectáculo público, las iglesias ardiendo en el 31. Incluso, cuenta Pla, que se acercaban los vendedores ambulantes a ofrecer barquillos, dulces y frutos secos a los espectadores.

Rajoy y su cuadrilla, son ingenuos pero no tontos, y saben que estas cosas no mueven votos y entrar en estos debates, sólo les puede perjudicar.
Del mismo modo que no entraron a las provocaciones dialécticas del PSOE sobre Iglesia, aborto, eutanasia, Guerra Civil… centrándose sólo en “la cartera” que es lo que les dio la victoria electoral.
De todas formas González Pons si dijo, a preguntas de periodistas sobre este asunto, “que se investigaría todo lo que fuera necesario”.

Felipe Gonzalez no perdió las elecciones, por ser el gobierno más corrupto en la historia de España (Filesa, Mariano Rubio, Boe, Flick, Kio, Fondos reservados, Cesid, Ibercorp, Juan Guerra, Casinos, Sarasola, Urbanor, etc, etc, etc…) ni tan siquiera por haber asesinado a 30 personas (GAL). Las perdió, por el mismo motivo que las ha perdido Zapatero, por el paro.

Seguimos siendo iguales que los madrileños que describía Pla.

Su argumentación, Don Filo, sobre la situación actual del caso 11-M sólo son ataques “ad hominen”, que si bien son divertidos, a juicio de los entendidos, son propios de quién no tiene razones.

Ahora mismo hay un juicio abierto, contra el jefe de los tedax, Sr. Manzano, donde ya se ha sentenciado que “El Mundo” no mintió ni insultó cuando publicó que este oculto y destruyo pruebas. Siendo ahora el Sr. Manzano el que se sienta como acusado (incluido el SUP como acusación particular) por los delitos que le atribuía El Mundo.

Ahora mismo se esta buscando, por orden de la juez, al responsable (¡no se sabe quien fue!) de la orden dada el 13 de marzo de 2004 de hacer desaparecer los trenes afectados por el atentado.
Fijesé Ud. la diferencia con el accidente del metro de Valencia (43 muertos), cuyos trenes todavía están a disposición judicial.

Poco a poco. Los muertos no tienen prisa y la justicia en España siempre ha sido dificil y lenta para los desfavorecidos. Pero como siempre (vease el GAL) acabaremos sabiendo la verdad.

Un Oyente de Federico

Filodespada dijo...

No voy a entrar al trapo. Siento decepcionarle. Continúen ustedes pensando en que la policía, el PSOE, ETA y el contubernio judeomasónico hicieron la matanza para arrebatarle el poder al campeador del bigote.
Conozco a muchos de los que estuvieron en la investigación, uno de ellos murió en Leganés, y pongo mi mano en el fuego por su honradez e integridad profesional.
No voy a contrarrestar sus argumentos "de peso", no merece la pena. Ustedes son felices así.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Disculpe mi error del comentario, iba destinado al que titula Ud “11-M la conspiración se derrumba”.
Leí los dos en el mismo rato y me equivoqué de casilla.

Siempre he hablado de 192 víctimas, porque el “geo de Leganés”, fue asesinado (lo hiciera quien lo hiciera) por el mismo por el que lo fueron los 191 de los trenes. Por ser ciudadanos libres que vivían en un país libre.

No se si Ud. conocerá la otra versión “conspiranoica” pero esta vez de la izquierda calimochera (okupas-11-M…); de esos, que decía Pilar Rahola, que ven un cura y les da un cólico pero si ven un imán les da un orgasmo. Pues entre ellos , como los musulmanes no pueden haber hecho nunca nada malo, se dice que fué la CIA la responsable del 11-M. Y que si cortaron el dedo al cadáver del geo fue para comprobar sus huellas dactilares y asesgurarse de su muerte.

Un saludo

Un Oyente de Federico