VAYA TROPA

Mariano nos dió el sermón.
Que es falso todo, que no, que es víctima de un complot judeo-masónico, el agit-pro mediático que intenta cercarle, a él, un político íntegro y un registrador de la propiedad intachable. Que ha perdido dinero por kilos metiéndose en política.
Que mira tú que la oposición haga caso a cosas que se publican en diarios de máxima tirada, es que... vamos, qué deslealtad, y no con él o su impecable partido, no, con ESPAÑA.
Si así se pretenden despejar las dudas que sobrecogen a la ciudadanía vamos listos.
Cómo se nos ocurre, populacho ingrato, protestar contra lo que parece a todas luces un mangoneo con el daño que puede hacer eso a la Patria. Cómo es eso de cercar al partido mayoritario, el que ganó unas elecciones para llevar al país adelante incumpliendo cada punto y coma del programa.
Por el bien de nuestra sociedad, según nuestro protolíder, debemos seguir tragando y mirando el fútbol o las series de José Luis Moreno y su troupe. Que todo se va a arreglar, que nos lleva por el buen camino, como para ahora estropearlo todo por un quítame allá esos sobres.
Que allá Bárcenas y sus apuntes, que es como si no hubiera existido ni tenido nada que ver con el clan.
Que allá el confetti de Ana Mato que son chiquilladas y no nos llevan a ningún sitio.
Que el pueblo lo que tiene que hacer es sacrificarse por el bien de la nación, sin hacer caso a informaciones y malos pensamientos que sólo conducen a la turbación y el desasosiego. Sacrifíquese pero no piense.
Vaya tropa.