Pandemia.

Este territorio sufre una pandemia. No, no me refiero al virus de origen africano, me refiero a algo, quizá menos letal pero también fatal y no a tan largo plazo.
Uno de los síntomas es la demostrada incompetencia. Entre recortes presupuestarios y desidia derivada, es más que evidente la incapacidad para gestionar una situación de crisis de una forma medianamente razonable.
Abundando en ello tenemos los inquietantes silencios o las salidas de tono de nuestros cargos públicos, algunos de ellos recreándose en el despropósito con arrogancia y verborrea chulesca, tirando balones fuera a taconazos cuando de asumir responsabilidades se trata.
Por otro lado tenemos la desvergüenza, el latrocinio sistemático, repito, sistemático, el expolio al que, ciertos personajes, de todos los ámbitos sociopolíticos, han sometido al erario público a la mínima oportunidad.
El desparpajo con el que se ha dilapidado la pasta que nos han sacado de los higadillos a los que no tenemos opción a evitarlo.
Desde cargos públicos, políticos, empresariales y sindicales se ha trincado en A y en B, en trinque directo o comisiones, para financiación irregular de organizaciones y miembros de las mismas.
Me atrevería a decir que, de no haberse extendido, tal y como parece, estas prácticas, seguro que estábamos en la primera división de la economía europea.
Y en este batiburrillo de mangancias y bellaquerías, seguimos apestando a incienso, a paletismo de banderas, a cainismo sectario y a laca de tupé poligonero.
Quizá procediera una verdadera plaga que dejara la Península hecha un solar para empezar de nuevo tras un sanitario apocalipsis.

3 comentarios :

Maria Jose Diaz Garcia dijo...

Estoy de acuerdo,vivimos en una España de pandereta, de políticos con jeta donde un cateto presidente se atreve a hablar de brotes verdes y donde unos charlatanes oportunistas hipnotizan al pueblo prometiéndoles el oro y el moro aprovechando el estado de confusión y hastío en que se hallan éstos y ni podemos ni pp ni nada de nada,al final aquel que toma el poder se olvida de cumplir lo que prometió, un saludo.

Maria Jose Diaz Garcia dijo...

Efectivamente, tiene ud toda la razón, España, país de pandereta, de políticos con jeta donde un cateto presidente vislumbra ya brotes verdes y donde unos charlatanes oportunistas hipnotizan al pueblo con sus promesas bajo el lema de "Podemos", bonita palabra pero se queda en utopía en estos tiempos que corren,un saludo.

Maria Jose Diaz Garcia dijo...

Estoy de acuerdo,vivimos en una España de pandereta, de políticos con jeta donde un cateto presidente se atreve a hablar de brotes verdes y donde unos charlatanes oportunistas hipnotizan al pueblo prometiéndoles el oro y el moro aprovechando el estado de confusión y hastío en que se hallan éstos y ni podemos ni pp ni nada de nada,al final aquel que toma el poder se olvida de cumplir lo que prometió, un saludo.