PROBABLEMENTE...

Probablemente, Dios no existe.
Yo, personalmente, estoy convencido de ello, no por tener las pruebas de su inexistencia sino porque no me constan las de lo contrario, a pesar de haberme educado en una época en que las sotanas y las hostias, de todas las calidades, estaban más que arraigadas en todas las facetas de la vida.
Y no llegué a la conclusión a través de complejos procesos dialécticos ni diálogos platónicos sino, simplemente, que vi la luz y dejé de tragarme el invento alienante que, con diversas versiones, originales o subtituladas, principalmente ponía un muro a la razón, sitiándola y, a partir de esa aduana, sólo había lugar a la fé.
La fé, a mi modesto entender, no es más que un freno al pensamiento. Un recurso cómodo para no extrujarnos la sesera en preguntas que no siempre tienen la respuesta correcta.
Por supuesto que usted es muy libre de "vivir su vida en Cristo". No deja de ser menos dañino que vivirla en la cocaína, el alcohol u otros recursos químicos que lo que hacen al final es dañar lo orgánico, que es lo único que existe en uno y con caducidad de fecha variable.
También la puede vivir en Alá pero hasta un punto razonable, si es que cabe lo razonable en la religión, es decir, que la viva y no la muera y, mejor aún, que no la muera matando que, eso, lo diga o no su dios y su profeta, está muy, pero que muy mal, y es una práctica de la que, en esta época, es Alá el mayor promotor pues Yaveh, Jehová y el Espíritu Santo gozan de más tecnología y posibles, por lo que son más aficionados al bombardeo y la invasión que a la inmolación directa de sus fieles, lo cual no les desmerece en maldad. 
Otros viven otros tipos de fé y de ahí vienen los dogmatismos y los sectarismos que, cuanto más alienada está una sociedad, más anestesiada para el libre pensamiento, más se propagan.
Tendemos los humanos al mito como recurso para escapar de tristes realidades. Unos a los mitos religiosos; otros a la mitología política, que también goza de biblias y doctrinas; otros se centran en la mitología deportiva y en héroes millonarios a los que siguen con fé, lealtad, ritos y parafernalias, pues es muy difícil escapar a la pertenencia a algún grupo, por muy nefasto o vanal que éste sea.
Cuántas militancias y simpatías se consiguen con el carisma, que no deja de ser la mayor o menor capacidad para convertirse en líder, héroe o mito, y vender motos con soltura pasmante.
Cuántos discursos, carentes de contenidos concretos y reales, son más arengas y sermones que exposiciones de motivos e intenciones.
Eso sí, es muy, muy difícil, no creer en algo o en alguien pues, al fin y al cabo, la esperanza está ahí, y las ilusiones, y las metas. Y, como diría mi amigo Enrique P. Mesa, la búsqueda de la felicidad.
Pero no se crea todo, tenga espíritu crítico que, al final, probablemente otra vez, se puede llevar una hostia, como una rueda de molino si tiene usted tragaderas, o de las otras, de las que te dejan "tumbao".
Probablemente sea una puta mierda lo que andamos pisando constantemente. Puede usted, si gusta, mirar al cielo para evadirse de la pestilencia o bien, ser consciente del estercolero por el que camina e intentar limpiar, cuando menos, su parcela, mientras la tenga en usufructo.
Para ser domingo ¿no ha estado mal, no?.

2 comentarios :

meli dijo...

Para ser domingo no,no esta mal pero recuerde ustéd lo que siempre se dice."La esperanza es lo único que nunca se pierde.

Un Oyente de Federico dijo...

El que su hija, hoy, sea un futura mujer libre y dueña de su destino.
¿A qien se lo achaca Ud.?

¿Porqué cree Ud. que unos pocos Km. hacia el sur, no se han dado procesos similares a “La Ilustración”? y de vivir Ud. en esos paises hoy su hija ya estaría apalabrada en matrimonio.

¿Quien cree Ud. que han sido la correa de trasmisión de la filosofía griega y del derecho romano, que son el fundamento de nuestra tradición católica, como dice su extraordinario vecino Gustavo Bueno?

Tendrán razón los laicos; si somos libres, no es por el fundamento cristiano de nuestra sociedad, es porque somos los más guapos , los mas chulos y nos lo merecemos.

Gran mente la de Don E. P. Mesa, con maestros así, hasta con la LOGSE tendríamos alumnos preparados.
Imprescindible la lectura de su último comentario: “MANIPULAR NIÑOS”