LA IMPORTANCIA DE LAS PALABRAS.- El "cantamañanismo" como "modus vivendi".

El Gobierno reprocha a Amnistía Internacional que se empeñe en llamar a ETA "grupo armado vasco"     
    
   MADRID, 9 (EUROPA PRESS)   
   El Gobierno considera que a ETA sólo cabe definirla como organizción terrorista y asegura a UPN que ya le ha trasladado reiteradamente a Amnistía Internacional (AI) y a otras organizaciones no gubernametales que ésa es la única calificación correcta para referirse a la banda y que no deben referirse a ella como "grupo armado
vasco".
 
Cogérsela con papel de fumar suele ser la norma de la mayoría de organizaciones de este tipo. Son tan progresistas, tan puros y neutrales, que no pueden definir ciertas cosas por su nombre, a no ser que se haga contra los gobiernos.
Desde los sesenta para acá, cierta progresía de pasquín, simpatizó con los grupos terroristas.
Al principio, abiertamente o, cuando menos, comprendiendo las "acciones", que no asesinatos, aunque no se compartiera el "modus operandi" de llegar a la revolución.
Con el terrorismo de ETA, que luego se demostró más fascista y nacionalista que revolucionario, sucedió algo parecido.
Al principio, con la Dictadura, simpatía por la "lucha armada". Luego, con la transición y la democracia, mientras las víctimas fueran militares, policías o guardias civiles, pues, bueno, "para eso les pagan", "algo habrán hecho", etc., etc.
Cuando por el "grupo armado" se tomó como objetivo a los políticos, de cualquier signo que no fuera, preferentemente, cercano a ellos, fue cuando se comenzó a condenar abiertamente la violencia etarra. Es lo que tiene la "empatía", cualquiera puede ser el próximo pues el último no lleva uniforme, solo carné de partido.
Muchos intelectuales y políticos progresistas, algunos de ellos ex-militantes de ETA político militar, reconocieron sin tapujos que estuvieron en un error tanto al ejercer como al comprender y casi simpatizar con la violencia de estos energúmenos. Ahora suelen estar amenazados y viéndose obligados a llevar escolta.
De aquellos polvos vienen estos lodos y ETA, a estas alturas de la función, no tendría el apoyo social que tiene si no se hubiera cultivado, un terreno yá abonado, con éstas y otras semillas.
"Grupo armado", "lucha armada", "izquierda abertzale", "movimiento de liberación nacional", "independentistas armados", "lucha callejera" o "kale borroka", "acción armada", "ekintza", "presos políticos vascos", etc., etc.
Amnistía Internacional, organización de prestigio indudable y de labor inestimable, les considera "grupo armado vasco". Bien, pues yo, ciudadano libre, en tanto no rectifiquen el lenguaje, que tiene más importancia de la que parece, de momento me niego en rotundo a colaborar con ellos, tampoco les he dado un duro nunca directamente aunque sí a través de mis impuestos que, por supuesto, en lo que de mí depende, no van a parar a la Iglesia. 
En principio me voy a borrar "ipso facto" del grupo que tienen en Facebook. Luego, es posible que, en vez de llamarles "Organización no Gubernamental", les llame "grupo de cantamañanas", y yo no cobro subvención alguna.
Pero eso es otra historia.