LA TABERNA DE LA TROLA CULTURAL.- Sorprendentes hallazgos.

Los seguidores de esta sección del blog conocerán de referencias a uno de los personajes más característicos de la parroquia: El Taxista.
Bien, aparte de su gran habilidad para la discusión y la apuesta vana; siempre apuesta la vida porque sabe que nadie llegaría a matarlo por una necedad de las suyas; su nueva faceta es la de creador de palabras, sí, como el personaje de La Colmena.
La última creación del prócer del taxímetro fue, como dije en un post anterior y luego La Comisión para el buen uso de la lengua y otros órganos sin hueso elaboró un detallado ensayo al respecto, el término "Imperpejible".
De ésta fue saliendo algún derivado como el que, de forma espontánea, soltó el ilustre recauchutador de neumáticos de alta gama, Primitivo (alias Prehistórico):

Imperpléjico.- Dícese del afectado de imperpejibilidad en fase terminal.

Pues bien, por mucho que crean ustedes que en el templo etílico sólo se habla de vulgaridades y fútbol, así como otros temas propios de haraganes y zascandiles, entre cánticos de baja estofa, las citada Comisión continuó con su ardua labor científica demostrando que la autoría del "palabro" yá no es atribuíble al profesional de la rosca, y emitió el informe que les dejo a continuación:

Estimado Sr. Cronista Oficial de la Taberna de la Trola:


La Comisión para el buen uso de la lengua y otros órganos sin hueso de la Taberna de la Trola ha dado por terminada la investigación llevada a cabo para establecer el significado concreto y el uso apropiado de “Imperpejible”, vocablo puesto en circulación por un profesional de la misma sin haberlo dotado de los correspondientes papeles acreditativos.


Habida cuenta de que tal palabro no figura en diccionarios oficiales, misales post-conciliares, listas de bodas ni guías telefónicas, hubo que derivar las pesquisas hacia rutas alternativas que permitieran alcanzar resultados provechosos. Así pues, se decidió enviar el cuerpo del delito al correspondiente anatómico-forense, donde a primer tajo de bisturí se observó que el sujeto presentaba la composición propia de la forma negativa de un adjetivo, donde el prefijo in- trastoca e invierte el significado de lo prefijado. Así, lo que no es fumable es infumable, lo contrario de accesible es inaccesible, lo opuesto al verano es el invierno y el que no va al cielo va al infierno. Creemos innecesario insistir en que sería incorrecto incluir este prefijo cuando el adjetivo se inicia con b- o p-, ya que es improbable por no decir imposible que haya alguien tan imbécil que no sepa que entonces el prefijo se transforma en im-, como es el caso de imperpejible.



Por tanto imperpejible será lo que no es, lo que se opone a, o lo contrario de perpejible. ¿Y qué es perpejible? Pues bien, llegados a este punto la Comisión puso en marcha dos líneas de investigación, de las que se desprendieron los siguientes hechos:


Por una parte, en la “Declaración de los vocablos obscuros de las Farsas”, apéndice que acompaña la obra de Don Bartolomé José Gallardo, “El Criticón, papel volante de literatura y bellas artes”, obra impresa en Madrid en 1835, que se ha catalogado como prueba A en el expediente, podemos leer:


Perpejible: muy intenso


Como es notorio, intenso también presenta la composición propia de una forma negativa y, como ha quedado demostrado con anterioridad, su significado será, por tanto, lo contrario de tenso. En consecuencia, imperpejible, como contrario de perpejible será lo contrario de muy intenso, o sea, muy tenso, muy …estirado, tirante, tieso, rígido, nervioso, inquieto, impaciente, preocupado.


Por otra parte, en la edición titulada Farsas y Églogas al Modo y Estilo Pastoril y Castellano fechas por Lucas Fernández, cuya fecha de origen también se establece a finales del siglo XIX, etiquetada como prueba B, aparece la siguiente acepción:


Perpejible, Perpejibre: Propenso á enardecerse pronto, á inflamarse.


De aquí se puede deducir que el término imperpejible en su calidad antitética al anterior hace referencia al que es propenso a la pachorra, asiduo a la cachaza, poseedor de una calma proverbial, tendente a una apatía no exenta de indolencia y de una tranquilidad contagiosa. 


A la vista de todo lo anteriormente expuesto y en virtud de las competencias que le han sido atribuidas esta Comisión emite el siguiente


DICTAMEN:


Esta Comisión se abstiene de atribuir significado único y concreto al vocablo en cuestión, toda vez que el término es capaz de indicar una cosa y su contraria. Así puede decirse de un nervioso polvorilla “estás imperpejible”, del mismo modo que la pachorra indolente del sujeto puede hacerle acreedor del… “estás imperpejible”. Puede por tanto utilizarse para expresar una amplia variedad de estados de ánimo, personalidad y carácter, permitiendo esta Comisión su uso para catalogar a todos y cada uno de los parroquianos de la Taberna.


Otrosí, esta Comisión establece que no puede atribuirse la autoría del palabro al infiltrado de la marcha corta, toda vez que ha quedado demostrado con la correspondiente documentación que existen antecedentes sino del término al menos de su contrario. No obstante, sería injusto no otorgarle el mérito de la reanimación del mismo, por lo que se le reconoce el título de Imperpejible Mayor de la Taberna, merced que será efectiva tan pronto como abone los derechos y cédulas correspondientes en forma de bebidas espirituosas que esta Comisión tendrá el deber de aceptar y el sacrificio de ingerir.


Y para que así conste a los efectos oportunos se expide el presente dictamen en
Mieres a 24 de noviembre de 2009


La Comisión