DENUNCIAS EN PAPEL MOJADO

IU ofrece «infraestructura» a quienes demanden a España ante Estrasburgo por la consulta de Ibarretxe

 

ABC asegura que Izquierda Unida asumió ayer un papel protagonista en la iniciativa del lendakari Ibarretxe de promover una oleada de demandas individuales contra España ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, por considerar que la imposibilidad de celebrar su consulta a la sociedad vasca viola el convenio europeo de Derechos Humanos. El portavoz de IU-EB, Mikel Arana, puso a disposición de todos aquellos ciudadanos que quieran demandar a España ante el Tribunal Europeo la infraestructura necesaria para ello.

 

Estrasburgo no admitirá las denuncias que pide Ibarretxe si no hay una sentencia del TC

 

Según publica EL PAÍS, entre la expectación y la perplejidad, los funcionarios del Tribunal de Derechos Humanos en Estrasburgo vigilan el correo por si empieza a colarse alguna denuncia sobre el referéndum vasco, como propuso el lunes el lehendakari, Juan José Ibarretxe. Pero saben que esperan documentos que, de momento, no tienen ningún futuro legal. La Corte, parte del Consejo de Europa -un organismo de defensa de las libertades independiente de la Unión Europea-, no puede aceptar a trámite un caso que no haya agotado todas las vías legales en el Estado miembro afectado. Así, la iniciativa de Ibarretxe de animar a los ciudadanos a presentar denuncias el 16 de septiembre, haya decidido o no el Tribunal Constitucional, es baladí, ya que, sin resolución nacional, Estrasburgo no puede procesar ninguna solicitud. Todos los diarios vascos y catalanes, además de EL DIARIO DE NAVARRA incluyen esta noticia.

 

 

Derechos humanos. Dos palabras que lo dicen todo o dicen nada, dependiendo de quién se llene la boca con ellas.

Derecho humano es el derecho a la vida, a la integridad física, a la libertad de expresión, de voto, de asociación, etc., y hay que garantizarlos pues, si ejercer alguno de ellos puede costar la vida, o la extorsión, o la amenaza, los mismos no existen.

Hay que denunciar las vulneraciones a los derechos humanos. Por supuesto que sí e, incluso, la no garantía, por parte de los poderes públicos, del libre ejercicio de los mismos.

En una comunidad autónoma, de un país muy, muy lejano, el gobierno de la misma, con su presidente a la cabeza y con sus consejeros detrás, tripartidos ellos, trípticos, deberían atender a quien sufre persecución. Denunciar, en Madrid o Estrasburgo, a quien hace política a base de pistola y amonal y a quienes les amparan. Y no arroparlos bajo un manto entretejido a base de conflictos creados. Y no ser comprensivo con la alimaña que, aunque propia, es dañina.

Y la pataleta, cuando se ve incierta la continuidad en el pesebre, es vana.

Pues no andan los tribunales europeos o internacionales para zarandajas y denuncias de panfleto o pasquín. Que hay derechos, y humanos, que son violados y violentados a diario mientras se mira hacia otro lado.

Y las izquierdas, unidas, o no, deben ser izquierdas y no comparsas del payaso titular. Que hay cosas que no pegan ni con cola.  

Y que los "vascos y vascas" vayan a Estrasburgo a quejarse es como si un servidor de ustedes recurriera una multa de tráfico en La Haya.

Aunque todo es posible y Garzón, "Policía en el tiempo", ha abierto diligencias previas contra los Reyes Católicos por la expulsión de los moriscos y contra Torquemada por "lesa humanidad".

Si hay que ir se va.