NOTICIARIO ESPAÑOL

El periódico El País publica hoy el Borrador del Primer Mandato Marco de la Corporación R.T.V.E. en el que se desarrollan las normas y criterios a seguir por el medio de comunicación en su concepción como Servicio Público. Todo el documento es un ejemplo de corrección política impecable, pero me he llevado una gran decepción, créanme, cuando leí en el Capítulo Segundo, titulado “OBJETIVOS GENERALES DE LA FUNCIÓN DE SERVICIO PÚBLICO DE LA CORPORACIÓN RTVE”, su artículo noveno, que reza textualmente:

“Artículo 9.- Contribución a la Vertebración y la Cohesión Territorial.-

La corporación RTVE asume el objetivo y la obligación, como servicio público, de contribuir a la construcción de la identidad y la vertebración de España como país, asumiendo la existencia de las diversas nacionalidades y regiones que la integran y que constituyen las Autonomías reconocidas por la Constitución Española.”

Por un lado parece, el texto anterior, reconocer que todavía, tras más de 500 años, es preciso construir la identidad y la vertebración de España como país. O sea, que parece que asumimos que “este país” no es tal y que hace falta darle identidad y vertebrarlo. Si Isabel y Fernando levantaran la cabeza. Pues arreglados vamos, si queremos construir Europa, cómo vamos a hacerlo si no están acabados los cimientos. Seguramente gracias a RTVE sepamos a partir de ahora qué es España, que somos españoles, que hay nacionalidades y regiones y que éstas están reconocidas por algo llamado Constitución Española.

No obstante mi decepción viene dada porque no aparecen por ninguna parte las perversas intenciones de Zapatero de destruir el Estado, vendérselo a no sé quién en no sé qué mesas donde se redactaron no sé qué Actas, tal y como nos advierten desde el principio de la legislatura los miembros de eso que se autodenominó “La España Decente”, a través de prensa y, sobre todo, radio de olor a incienso.

Después de todo, el PSOE parece que apuesta por la españolidad como arma electoral, tal y como demostró en Navarra, y ahora, con esto de la Tele sólo le falta programar una especie de NO-DO actualizado que nos recuerde las grandezas de la España de siempre y la de ahora, democrática y constitucional, una vez vertebrada, claro.

Pero no crean que todo se queda ahí, el documento entero es una verdadera joya, pero, como no quiero cansarles, que sé que en Agosto puedo resultar soporífero, sólo les voy a citar el punto b) del Artículo 10 y que dice así:

“b. Neutralidad. La Corporación RTVE, en el desarrollo de su actividad, no adoptará posicionamiento ideológico más allá de la defensa de los Valores Constitucionales.”

A ver, ¿pues no estábamos en que los defensores de la Constitución Española son Rajoy, Acebes y Zaplana?. Ahora, claro, que habría que verles en épocas anteriores. ¡Pardiez!, qué desconcierto. La Carta Magna como referente y no El Plan Ibarretxe o las bobadas de Puigcercós, bueno, éstos dos, para sus estupideces ya tienen sus respectivas televisiones autonómicas, como por ejemplo Esperancita, cuya “caja tonta” tampoco tiene “posicionamiento ideológico” alguno y es, sobre todo, “neutral”.

En conclusión, el contenido del texto, cuyos puntos citados anteriormente son resaltados por el periódico “El País” (¿por qué será?), en titulares, apuntan a una estrategia electoral global del PSOE, consistente en despejar dudas sobre su idea de Estado, tal y como hizo en Navarra y desarmar así a la derecha de sus principales argumentos, una vez que la contundencia y eficacia en la lucha antiterrorista es indiscutible y nada “milagrosa”, como dijo algún “creyente”.

Con estos gestos, sospecho que Pepe Blanco, blanco nuclear, busca para los próximos comicios una mayoría más que suficiente que permita a ZP gobernar sin excesivas servidumbres a las Esquerras o Ezquerras, que son izquierda pero de otra forma, más zumbonas y urticantes.