MIERES NO ES PALERMO.

Se pueden compartir o no ciertos métodos sindicales a la hora de reivindicar y gestionar los conflictos. Por desgracia, en más ocasiones de las que debiera, parece que lo único que fuerza el abrir el diálogo es eso, la fuerza, y vemos como no se encuentran soluciones si no han mediado cortes de carreteras, enfrentamientos con las fuerzas del orden y otro tipo de actos a mi entender nada plausibles. 
Pero una cosa puede ser un corte de tráfico, que no deja de vulnerar los derechos de los demás, pero parece la única salida para que el conflicto tome visibilidad y forzar una negociación, aunque debieran de asumirse por ambas partes las responsabilidades que les correspondan a cada uno. Nadie dijo que la gestión de los conflictos fuera tarea fácil. 
También habría que estudiar la situación de la que se parte para que se genere el conflicto y si éste no viene ya viciado por la coyuntura. 
Sin entrar en más detalles creo que hay líneas que, si se rebasan, convierten una justa reivindicación en una coacción mafiosa y pasamos de los parias de la Tierra a la Ley del Silencio. 
Nunca defenderé ningún tipo de violencia, ni material ni mucho menos personal, pero una cosa es una pitada y un corte de tráfico y otra que le aparezca al empresario o al gestor una cabeza de caballo en su cama. 
Y Mieres vive en los últimos días un conflicto envenenado dónde cierto activismo está usando métodos más que discutibles. 
El panfleto anónimo con calumnias e injurias personales, la amenaza telefónica y el "tuneado" de vehículos particulares mediante sustancias abrasivas, no creo que haya organización sindical que las sostenga y si así se pretenden captar simpatías en el pueblo, en un conflicto con tantos matices contaminados, mal vamos. 
Corren malos tiempos, muy malos, para todos, incluídos los que tuvieron convenios de hasta el 12 %. A nadie le gusta que le toquen la nómina, qué les voy a contar yo que nunca tuve una subida por encima del IPC, sólo congelaciones y sustracción de cartera, pero no se me ocurrió mandarle a ZP una "Monster High" decapitada.