PRIMERO DE MAYO

Llega Mayo incómodo, empapado de lluvia abrileña, y el día primero no es festivo pues para festejos no andamos.
Reivindicativo sí, más que nunca pues volvemos en agujero de gusano al diecinueve.
Entonces hubo ventaja pues el enemigo estaba más que definido.
Ahora es todo etéreo, anónimo, oculto tras los gráficos, avanzando imparables por las redes virtuales del capital más sangriento.
No tenemos quién describa el capital ni quién aporte soluciones para decapitar a estos voraces nuevos dioses que se expanden como epidemia.
En esta guerra muda ya cayeron los derechos, el bienestar quedó para realytis de millonarios a los que se la suda todo mientras tarjetean por Serrano.
Los políticos, dónde están los políticos, los de verdad, no los de slogan breve, de tweet viral, los que aporten soluciones y guíen a los representados.
No hay trabajo, se acabó la clase obrera, falleció la clase media, y agoniza la ciudadanía para ser transmutada en rebaño de ganado difícilmente aprovechable.
Esclavos analfabetos seguidores de Belén Esteban, esperando la dósis de clásico futbolístico. Así nos quieren los que se dicen valedores de nuestros derechos mientras nos roban la cartera y nos condenan por ser víctimas del latrocionio.
Además de cornudos, apaleados.