STAND BY

Otra vez la agonía.
Saberse al borde,
pendiente
de la pendiente
y de la avalancha.
Desnudo de dignidades,
a cuerpo
vivo y muerto,
no hay sol que queme
mi piel sucia,
contaminada
en la ruindad.
Qué hacer al aire,
a la brisa insolente
que me increpa,
sin hallar refugio.
Qué salto
acabaré dando,
qué caída
tendré.