MADRAZO, ESE HOMBRE

ELECCIONES-P.VASCO
    EB pide competencias de extranjería y equiparar pensiones al salario mínimo
   
    Bilbao, 6 feb (EFE).- El candidato de EB a lehendakari, Javier Madrazo, ha reivindicado hoy la equiparación de todas las pensiones al salario mínimo, ha reclamado al Estado las competencias en materia de extranjería y ha defendido la creación de una Consejería de la Mujer dentro del Gobierno Vasco.

Madrazo es tonto desde que se conocieron su padre y su madre. No es que sea tonto a mala fe como, por ejemplo, lo es su amo y amigo Ibarretxe. Lo de Madrazo es de nacimiento.
Madrazo aspira a otro tripartito de vascos y vascas, otra legislatura de consultas y planes de eso que ellos llaman normalización y que uno llamaría anormalización. Porque es anormal todo lo que allí ocurre y las genialidades de los políticos de la zona.
Quiere competencias en extranjería. Que el gobierno vasco sea quién decida quién es o no extranjero, o sea, quién es vasco y vasca y quién no.
Vamos, visado para ir de pintxos un fin de semana. Luego pedirá control de fronteras y un ejército propio dentro de la OTAN. Ah, no, que Madrazo es antiotan por naturaleza.
También, por naturaleza, debería ser de izquierdas e internacionalista y resulta que gobierna con derechas ultranacionalistas, por el bien de la gobernabilidad, asiento mediante. 
Consejería de las vascas, creando una academia de levantadoras de piedra y aizkolaris femeninas, aboliendo los machistas txokos y el polémico alarde, y limitando a Arguiñano a hacerle los postres a su hermana Eva, censura previa de chistes incluída.
Que al Karlos le sale el sexismo a la mínima oportunidad entre témpura y vinagreta.
Habría que barajar si al rubio de "Bricomanía" se le concede la nacionalidad por su acento no concordante con los apellidos y, eso sí, dedicarlo a la jardinería y que las estanterías, taladro en mano, las montara una vasca, por aquello de la corrección y la igualdad de atornillamiento. Porque todo el mundo sabe que el bricolaje es un tradicional reducto del machismo más rancio.
Y a mí dándome alergia las brocas, las sierras de calar y el adhesivo de montaje.