AL TALEGO, COMO TIENE QUE SER.

Hoy, esta criaturita, está donde tiene que estar. La policía francesa, en estrecha colaboración con la española; esa que no le gusta a Pumpido, ese señor que cada vez que abre la boca sube el pan, sí ese que fue nombrado por el gobierno que manda en la misma policía a la que critica en público; bueno, como decía, que ha caído el baranda de las alimañas al reunirse con dos de sus lacayos, seguramente a planear otra de sus lindezas, a darnos algún disgusto a todos. Hoy podemos dormir con la pierna aun mas suelta.

2 comentarios :

Adanero dijo...

Pues fíjese. Hoy es uno de esos días en los que uno oye las noticias y se va a la cama tan contento. Y hasta con cierto gustirrinín en el cuerpo.
¡Vaya usted a saber por qué!

Un saludo.

Guti dijo...

Yo me imagino que tomar decisiones en altos cargos es muy, muy difícil, y que es un trabajo para el que es imposible prepararse. Pero hay cosas que sí que supongo que están más que trilladas y conocidas, si no por el alto cargo, sí por sus asesores. Así que no entiendo ciertas meteduras de pata. Por ejemplo, la de Chacón el otro día.

Y en esa línea, lo de Pumpido tiene delito (nunca mejor dicho), me parece completamente inexplicable. No entiendo nada. No me cabe en la cabeza. Si es algún tipo de disputa interna, no entiendo cómo no se mete la lengua donde le quepa y lo arregla donde proceda. Pero alguien que ocupa ese cargo diciendo esas majaderías sobre la policía me parece inaudito.

Ah, y a ver cuándo cae el siguiente jefecillo.