CAUTIVOS Y DESARMADOS

Setenta años hace de aquel negro día en que alguien decretó que debíamos estar cautivos y desarmados. Y terminada la guerra cainita se siguió fusilando por las cunetas. Cautivos y desarmados nos tuvo aquel general de la voz aflautada. Cautivos como vocación nacional. El pueblo español siempre fue cautivo de reyes, validos, militares de largo sable, obispos, etc., etc.
Somos un pueblo resignado y, aun en democracia, seguimos cautivos de la política de gestos, de márketing, efectista más que efectiva, regidos por la asunción de la corruptela en los ayuntamientos, por el caceo en autonomías y otros taifas, por el nepotismo, el apadrinamiento como método de acceder al cargo.
No es como aquel negro día pero seguimos cautivos. Cautivos de los nacionalistas y sus quimeras y falacias, condescendientes con bandas fascistas que intimidan, cuando no matan, al que disiente de los evangelios y los mitos étnicos y xenófobos.
Con una derecha que no se quita el lastre del tardofranquismo y una izquierda desorientada, perdida entre identidades confusas, igual que aquella izquierda que facilitó la derrota de la República al equivocarse de enemigo.
Aquí seguimos, cautivos y desarmados, alimentando colas del INEM o de taquillas de estadio de fútbol. Cautivos y desarmados delante de un televisor plano, en un sofá sueco manufacturado por niños en África, esperando a que nos salve alguien de la mediocridad, aunque sea Ana Rosa Quintana.

2 comentarios :

Un Oyente de Federico dijo...

La actual desclasificación de documentos de la URSS, confirma lo que no necesitaba ninguna confirmación, pero como siempre ha habido tontos, o ingénuos para ser mas conciliador, ahora tenemos la constancia documental de que de no haber ganado Franco la Guerra Civil, la hubiera ganado Stalin y sus planes para España eran los mismos que para todas esas naciones-carceles que orbitaron a la URSS, Yugoslavia, Albania, Rumanía, Bulgaria, Ucrania… una ¡¡¡Democracia Popular!!!
Como lo supieron hace 70 años El General Casado, Cipriano Mera, el mismisimo padre del genocida de Paracuellos, Wenceslao Carrillo o el lider del PSOE Julian Besteiro que dijo algo así como que “prefería rendirse a los fascistas que al menos eran españoles”.

Si los que murieron hace 70 años defendiendo unas ideas, nos vieran ahora, instalados en una corrupción tan descarada que nuestros dirigentes pagan a las putas directamente con las tarjetas de crédito, de sus cargos públicos, sin complejos ni recatos y teniendo como ideología social gobernante el “frikismo”; quizá hubieran pensado que para ese viaje no hacían falta alforjas y en vez de a las trincheras se hubieran ido a la tasca.

El Valín dijo...

¿Qué tal la conferencia en la Culture House?