CONTRASTES

Sin hiel
no hay miel,
pues lo manda
el equilibrio.
Así somos,
sin mal no hay gozo,
como no hay pozo
sin sed.
Ni ser
sin ausencia.