TITULAR TENDENCIOSO Y ELECTORALISMO TORPE Y BURDO

Eusko Alkartasuna se suma a la campaña iniciada en Cataluña contra los extremeños

El presidente de Eusko Alkartasuna, Unai Ziarreta, afirmó ayer que «sería nefasto» para el País Vasco que el PSE-EE arrebatara la Lehendakaritza al nacionalismo y añadió que los socialistas pretenden que «Euskadi sea como Asturias o Extremadura», comunidades en las que los jóvenes que aspiran a «labrarse un futuro» se ven obligados a «emigrar necesariamente a Madrid», frente a los vascos, que tienen la opción de quedarse. EL MUNDO

Empezando por el titular creo ver que el mismo es algo tendencioso y falto de objetividad. Si leemos el resto de la noticia no se aprecia en ella ataque alguno a los extremeños ni en nada se parece a la campaña catalana a la que hace alusión EL MUNDO.

Es más, el ataque en todo caso es contra el PSOE, partido que gobierna en las dos comunidades citadas. Y sí, es cierto que estas dos comunidades sufren la lacra de la emigración juvenil pues el futuro laboral que hay en las mismas no se presenta muy halagüeño.

En Extremadura es así desde hace siglos. Primero las conquistas en Ultramar y el resto del Imperio; luego Alemania, Francia, Suiza, Madrid, Cataluña, País Vasco y la propia Asturias, entre otros lugares de desarrollo, término éste que no acaba de cuajar en tierras extremeñas, a no ser por los apadrinamientos catalanes. En Asturias todo comenzó con la reconversión industrial y el desmantelamiento de la minería, la siderurgia y los astilleros y es más que evidente que en su territorio, el País Vasco, la citada reconversión se gestionó de manera más inteligente y eficaz. Beneficios fiscales y fueros aparte.

El caso es que en ambas comunidades, en las que gobierna el mismo partido, el éxodo juvenil es un hecho. ¿Quiere eso decir que si el PSE gana las elecciones vascas ocurrirá lo mismo en el País Vasco?. No necesariamente, Don Unai, pues la coyuntura será la misma y es muy posible que se gane en estabilidad que es, al fin y al cabo, lo que buscan las empresas, que son las que crean empleo.

Es cierto que gobernando los nacionalistas no se produce esa emigración de los jóvenes, sobre todo si éstos se declaran manifiestamente abertzales o bien guardan silencio.

Los que discrepen tendrán que ser escoltados o verse en el riesgo de lo que le ocurriera a Eduardo Madina, que no emigró pero casi muere, dejando una pierna en el asfalto vasco por discrepar de ustedes.

Otro vasco, mi inolvidable amigo, más que hermano, Modesto Rico Pasarín, tuvo menos suerte. Decidió ser policía y volver a trabajar en su tierra, viviendo en su barrio de siempre, Santutxu y, alguien de su barrio, al que mi amigo había visto crecer, colaboró activamente para que, una mañana de lunes, a mi amigo lo partieran por la mitad. Fue muy triste ver, en su funeral, a muchos de los que se declaraban amigos de infancia del asesinado, y algún que otro familiar, escondiéndose tras las esquinas de la iglesia para evitar que salieran sus rostros por la prensa.

Es evidente que las políticas de empleo juvenil del PSOE en Extremadura y Asturias no son como para tirar cohetes y, tras muchos años gobernando, no se ve una mejora clara y contundente de las expectativas.

Lo que sí tengo más que claro es que una victoria contundente del PSE en las Autonómicas Vascas sería más que deseable. Sería sanitario y reconfortante verles a ustedes patalear desde la oposición, sin posibilidad de legislar sobre consultas y quimeras varias, con Ibarretxe jubilado y Madrazo volviendo a las ONG, que es de donde nunca debió salir. Así su partido se podrá aliar, con menos reparos, con ANV y asimilados. O bien convertirse en referente de la izquierda abertzale pacífica, si es que existe. Es posible que, gobernando el PSE, muchos vascos, hasta ahora obligados a exiliarse, puedan tener la opción de quedarse con más garantías que las que su gobierno les ha proporcionado hasta la fecha.

Es más, puedo hasta plantearme el censarme de nuevo en Bilbao, con tal de ejercer el derecho al voto y votar, claro está, a Patxi López. Aunque yo preferiría a Jáuregui o a Redondo Terreros. Pero no se puede tener todo y no me dejaré llevar por la nostalgia.