VOLVER DEVUELTO

Las ausencias revisitadas,
tanta añoranza,
tanto anhelo.
El tiempo encaya
vacíos arcaícos
y ya no prenden las llamas,
las luces de fiesta
de los retornos.
No hay tracas,
mas sí serena alegría,
ternura latente
desembalando recuerdo,
sin prisa,
sin ansia.
Los años maceran
suavizando sabores
y aromas de piel hermana.
Lugares mutados,
medrados de piedra
y de almas peatonales,
mismo escenario
y guión madurado.
Mi carne nueva,
el brote de mi arboladura,
recorre saltando
las losas,
mis viejas veredas,
abriéndolas con paso nuevo,
repetido,
renovando el lazo
de mis otros tiempos.

1 comentario :

Maribel Sánchez dijo...

"Los años maceran suavizando sabores y aromas de piel humana"

Joeeeer esto es de antogía de las buenas buenisimas. Que envidia escribir algo así.

Un par de besos