DE INFORMES SECRETOS, SOLDADAS Y CARTELES FESTIVOS

El diario “El Mundo”, como no, ha sacado otra de sus perlas investigatorias y ahora descubre un supuesto informe del C.N.I., agencia que últimamente tiene el mismo prestigio que la que regentaba un señor con bigote al que llamaban “Super”, informe en el que se estudia la concesión de una nómina fija por parte del Estado para los etarras reinsertados.

El Gobierno lo niega, claro está, pues imagínense la reacción popular que provocaría: “Coño, yo, que cumplo la Ley, pago mis impuestos, la hipoteca, curro como un cabrito, etc., o sea, que estoy plenamente insertado en la sociedad, no recibo un real, y un etarra, sólo por dejar de matar percibirá sueldo vitalicio. Manda huevos, que diría el ínclito ex ministro intercambiador de cadáveres militares”.

Pero, desde la frialdad, a la cual a veces soy capaz de llegar, en el supuesto caso de que los energúmenos de las capuchas blancas o negras, según proceda, decidan un día dejar de liquidar gente, seguramente se produciría, por mucho que joda, un proceso de reinserción, y lo de la nómina podría estar dentro de las medidas a adoptar.

Éticamente sería un despropósito, tal y como lo sería la reducción de penas a ratas sanguinarias, pero, desde la pragmática que todo lo puede, todo eso se podría producir, gobernara la izquierda o la derecha, reitero: El PSOE O EL PP, y que no les engañen por ninguno de los dos lados que lo que está a la vuelta de la esquina es una pugna electoral.

Pedro J. lo sabe, que puede que a veces peque de repelente pero de tonto no tiene un pelo, sobre todo en la tonsura de la coronilla, y sabe que esta noticia es una carga de profundidad más para allanarle el camino a la Moncloa a los aznaristas. Que es por lo que siempre ha luchado el “liberal” de gustos liberales y a lo que ha dedicado toda su red de prestigiosos investigadores.

Por otro lado, también en “El Mundo” se da cuenta de los simpáticos cartelitos que los cachorritos de alimaña pusieron en la biblioteca de Getxo durante las fiestas. Uno de ellos tenía el “democrático” lema “E.T.A. MÁTALOS”, tan poco original por reiterativo, con un punto de mira y varios orificios de bala sobre el logotipo de la Policía Autonómica Vasca. Este tipo de carteles festivos se ve como algo tan natural que, hasta la Ertzaintza dice que intentará retirarlos en el momento en que menos tensión genere. Y me pregunto yo, el que se oponga a la retirada de un cartel claramente delictivo ¿no estará incurriendo en otro delito?. Pero claro, el “sentido común” también puede pervertirse y considerar adecuado, para evitar incidentes, mantener una aberración como esa en un edificio público durante unas fiestas patronales. ¿Quién manda en las calles e impone sus “criterios democráticos” a los demás?. ¿Por qué la gente decente, en el sentido amplio de la palabra, tiene que soportar durante sus fiestas y celebraciones que éstas sean presididas por la propaganda de un entramado criminal, las fotos de los encarcelados por asesinos, el logotipo de una banda especializada en matar y extorsionar y las amenazas directas contra particulares e instituciones?

Ciudadano, vuélvase usted un hijo de puta, dedíquese con ahínco a la hijoputez y, cuando menos, se le ignorará, si no se le ensalza.

1 comentario :

Elbereth Apenas Una Palabra dijo...

Filo... Tú lo has dicho..

que no les engañen por ninguno de los dos lados que lo que está a la vuelta de la esquina es una pugna electoral.

¡Vaya día! En fin, ya se nos acaba...