DISCURSO DEL MÉTODO

El alcalde y el edil imputados en Alhaurín fijaron una "tasa de soborno" a promotores

El alcalde de Alhaurín el Grande, Juan Martín Serón, y su concejal de Urbanismo, Gregorio Guerra, llegaron a fijar una "tasa de soborno" para permitir a determinados promotores de la ciudad construir con mayor edificabilidad de la estipulada en la normativa municipal: 80 euros por cada metro cuadrado autorizado de más y 6.000 euros por cada vivienda extra eran el baremo para las dádivas, según consta en un informe policial en el que se concluye que ambos tejieron una red de corrupción "generalizada" y "prolongada” en el tiempo en el municipio malagueño. EL PAIS

Lo bien hecho bien parece. Hay que tener decencia y seguir unas reglas. No se pueden aceptar los sobornos por cantidades aleatorias y a capricho, podría constituir una falta de respeto al sobornante. No señor, aquí pagan todos y todos lo mismo por los mismos conceptos, como tiene que ser. A valor tasado, siguiendo las fluctuaciones del mercado de la corruptela y el “trinque”.

Lo de que el “caceo” esté reglado puede ser uno de los méritos que han hecho posible que salga reelegido como alcalde este “perseguido político” como él mismo se autocalificó. El sabio pueblo le votó seguramente dado que su alcalde roba como tiene que robar, no de forma chapucera e improvisada como a lo mejor podrían hacer otros.

El método a la hora de la actividad “choricera” es fundamental. En Marbella, sin ir más lejos, el Pantojo y sus allegados mangaron a todo meter pero a la buena de Dios, sin criterio ni política comercial y eso el populacho no lo perdona y por eso esos griteríos de linchamiento a las puertas de los juzgados.

Al gran alcalde de Alhaurín el Grande no le insultan, le vitorean y le reeligen, como premio a su profesionalidad en lo de “hacer el egipcio”, el liberalismo metodológico aplicado al “mangoneo” patrio.

Qué gran País éste.

2 comentarios :

Un oyente de Federico dijo...

Cojonudo el título.

Descartes en su “Moral provisional” recomendaba adaptarse al funcionamiento social del pais e integrarse con su gente.

Hace un parde días escuchaba en la COPE que una familia mexicana se deja en “mordidas” 1/4 de sus ingresos.

Descartes si vivieraen Mexico pagaría en “mordidas” 1/4 de su jornal y si viviera en Cataluña un 3% de sus impuestos se iría en sobornos.

AF dijo...

Muy bien traido, don Filo. Yo soy más partidario de las igualas, porque permiten realizar los pagos más cómodamente. Yo, de sobornar a alguien, preferiría pagar desde ya mismo una mensualidad y seguir así todo el tiempo. También para el receptor del soborno es bastante conveniente, porque se asegura un fijo, que los tiempos no están para aventuras.

¿Conoce usted a algún alcalde con tarifas en promoción?

Un saludo.