LO QUE HAY

Aunque no lo parezca,
puedo,
puedo abrir mis palomares
y entregaros vuelo en agasajo.
Aún pareciendo estatua,
tengo,
tengo mil danzas en los dedos
y piruetas de alma a granel.
Aunque no veais rostro,
solo máscara de acero,
guardo,
guardo sonrisas de todo tallaje
y besos de párpado al aire
y fruta fresca de labio.
Soy lo que veis
y lo que no.
Soy lo que enseño
y lo que escondo
tras un sencillo laberinto
de seto a media altura.