NO PUDE EVITARLO. Entro en campaña.

No pensaba pedir el voto para nadie. Creo que todos ustedes saben lo que tienen que hacer aunque algunos estén equivocados. No tengo carné ni filiación pero sí más simpatías para un lado que para otro. E.T.A. no estará en las elecciones, más vale tarde que nunca, y quizá sea que prefiero que no gane el otro lo que me ha hecho caer en la tentación. Eso y que Benedetti y Serrat me pierden, ojos de Ana Belén aparte. Dejen de estar cabreados. Defiendan la alegría a pesar de que el exceso nunca es bueno.