ROTONDAS DE MIERES

En Mieres, como en muchas otras ciudades, florecen las rotondas en los cruces de un día para otro. La del Puente de La Perra con Dr. Fléming tiene tela pues es una rotonda humilde, tan humilde y discreta que no se ve pues consiste en una farola con un ridículo círculo a modo de rotonda. Las dudas sobre las preferencias son más que evidentes. Algo parecido pasa con la del Campus, recién estrenada, de más envergadura, con confusión entre la pintura antigua y la nueva, pero con unos maceteros importantes para persuadir a los despistados. No creo que llegue a pasar lo del vídeo, pero a veces, el exceso de regulación puede ser nefasto. Si no miren el ejemplo contrario, la autoregulación:
video
Cuanto nos queda que aprender.

2 comentarios :

Un Oyente de Federico dijo...

Yo quiero una motocarro de esas.
Eran unos vehículos preciosos, algo molestos por el ruido que hacían, pero seguro que ahora se podría remediar.

ALMU dijo...

je,je..

Yo he visto eso elevado a la undécima potencia y en directo, en El Cairo. Era impresionante, gente cruzando, coches incorporándose sin parar, rotondas hechas al derechas y al revés, semáforos inútiles, coches sin retrovisor para ganar más espacio en los carriles... No se puede explicar, hay que vivirlo....