El Hada inquieta

Una mañana de enero
se abrió la flor y nació un Hada. En casa de un descreído impenitente un duende travieso y silvestre trajo la luz y la esperanza. Demasiado corazón para tan frágil aleteo.