Mañana lluviosa

Otoño en Asturias, amanecer húmedo y lluvioso. Mi corteza de encina retorcida, de abierta dehesa del suroeste, vuelve a estar adornada por un incipiente musgo norteño. Precio que hay que pagar por habitar el paraíso.