REGRESO DEL LABERINTO

En el principio de los tiempos, en época de guerras santas, imperios y barbaries, en la Tierra de las Mil Banderas, había un pequeño reino, un reino humilde y sereno que brotó en algún valle de una región llamada Paraíso.
Aquél pequeño reino tenía un pequeño castillo donde moraba una pequeña princesa que poseía toda la magia del Universo en su pequeño corazón. Aquel corazón mágico tenía incrustada en su centro la Piedra de la Luz arcana. Esa joya tenía la virtud de iluminar todo el pequeño territorio de aquel reino haciendo, al paso de la Princesa, florecer cualquier pequeño brote, derritiendo las heladas y espantando las tormentas.
Pero algún Señor Oscuro, corroído por la envidia, mediante algún maleficio consiguió arrebatar la Piedra del corazón de la niña. Se apagaron las luces en el reino, a la vez que se supo que por aquel hueco se iría escapando la magia de la pequeña y con ella la supervivencia del país. Llegó el momento en que los Reyes tuvieron que optar por enfrentarse al mal y recurrieron a lo más granado de los magos de Paraíso. Todos coincidían en lo mismo. Había que ir a la Ciudad de los Túneles y las Torres donde se hallaba el Templo de los Hechiceros de las túnicas verdes. Sólo allí podían salvar a la Princesa y con ella al Reino entero. No dudaron y se encaminaron a aquella caótica ciudad gobernada por el gran Gallardonitur "El Soterrado", Señor de las excavaciones y los torreones. Tras cruzar la Puerta de las dos Torres Reverenciantes, en un escenario de grandes demoliciones donde miles de esclavos de todas las razas levantaban los gigantescos cuatro minaretes de los Poderes Oscuros que, intimidatorios y descomunales, amenazaban el pequeño torreón del Templo de los citados Hechiceros, junto al cual estaba el Laberinto de los Dolores, donde los magos luchaban incansables contra los hechizos del Señor Oscuro. Una vez allí, encontraron a Aurora, la Hechicera Verde, con ojos de verde luz que poseían toda la sabiduría antigua. De la mano de la maga, nuestra Princesa se internó en el Laberinto, en cuyas largas galerías había cámaras donde se respiraba el dolor de los inocentes. Mientras los Reyes libraban en la antesala una dura batalla contra las criaturas del pánico. Tras una pelea corta, pero intensa, la Hechicera devolvió a los Reyes a la Princesa, con algún rasguño pero fortalecida en valor, con la Piedra de la Luz de nuevo en su sitio, devolviendo la magia al pequeño reino. AGRADECIMIENTOS.- Aurora Fernández Ruiz.- Cardióloga infantil del Hospital La Paz. Bloggers amigos, anónimos amigos, compañeros, feligreses de La Taberna de la Trola, etc., etc. Tras el tiempo del filo del catéter, el Filo de la Espada vuelve a estar dispuesto.

7 comentarios :

El Valín dijo...

Que me agrada vuestra vuelta
no es menester el negarlo.

Más lo que realmente me place,
sin poder disimularlo,
es el retorno feliz
de la princesa al palacio.

Que en otros reinos cercanos
no se veía la hora
en la que la luz al Alba
la retornara la Aurora.

Filo de Espada dijo...

Sepa pues Vuesa Merced
que aunque lejos anduvimos
muy cerca nos sentimos
de otros amigos y de usted.
Pues no era necesario
el hablar todos los días
para tener la garantía
de vuestro apoyo diario.
Y es que en esta dura lid
en la que el miedo no faltó
vuestro acero me ayudó
peleando desde aquí.
Perdonad que ahora me ponga
un tanto sentimental
pero no lo puedo negar,
vuestra amistad me honra.
Como bien podreis saber,
no habría reino sin Princesa,
sin amigos no hay empresa
con la que pueda este Rey.

yo dijo...

Mi corazón se lleno de alegría al saber de vuestro regreso, significaba que todo estaba bien, mis ojos se iluminaron con vuestra presencia y al ver vuestros rostros llenos de satisfacción al haber salido victoriosos y haber ganado esta gran batalla.
Aún se me encoje el corazón pensando en la incertidumbre de estos días.
Ahora solo espero poder ver pronto la dulce mirada de la pequeña reina.
Bienvenidos

Elbereth Gilthoniel dijo...

Caray, con palabras tan hermosas mejor me callo.
¡Qué alegría!
http://sibyllalibia.blogspot.com/2007/03/filo-de-espada-y-su-princesa.html

Pepe dijo...

Bueno,tras leer tan bonita historia de esta princesita, no puedo ni tan siquiera el intentar el redactar algo que se pueda asemejar.Espero que el viaje de vuelta fuese bien y que se le curase el resfriado, así como que no se marease demasiado.
Por cierto espero que siga tan activa.Nosotros seguimos en Madrid y si todo sigue como va a lo mehor para Semana Santa estamos en casa.Saludos, y recuerdos para las Abuelas.

Filo de Espada dijo...

Estimado Pepe, gracias por la visita y espero que todo vaya mucho mejor de lo que lo dejamos. Un beso muy fuerte para tu heredera y su madre y ya me contarás con más detalle como va todo, a través del correo (filodespada@hotmail.com). Un saludo afectuoso.

Maripuchi dijo...

Don Filo, me deja usted de piedra. No sabía lo de su hija. Espero que ella esté bien y que todo siga bien en el futuro.
Un beso.