TENGO UNA RESPUESTA PARA USTED

Vaya semanita que llevamos. Empezamos con patadas en los huevos y ahora lo más trascendental para la vida política son los ochenta céntimos que yo sí he pagado esta mañana por un café. Yo, como mi amigo Valín, todos los días pago el café a precio de Presidente. Y sin darnos un pijo de importancia.

Además de pagar el café barato, el “Anticristo monclovita” como lo denomina la carcundia, sorprendentemente sacó su vena monárquica enarbolando el estandarte de los Borbones frente a un republicano un tanto nervioso y desorientado. A las preguntas concretas o difusas de la plebe respondió como lo que es, un político. Contestando correctamente sin contestar concretamente.

Rajoy hará lo mismo pero se traerá memorizadas las listas de precios, a parte de aquello de la “rendición”, “la disolución del Estado”, etc., etc.,

Cafeínas aparte, Otegi el “fiscalizado” registra su ilegal formación, pero con burdo apodo, para presentarse a las elecciones mientras sus amigos son sorprendidos preparando “argumentos democráticos para el diálogo indispensable para la resolución del conflicto”, o sea, explosivos y armas.

El Yul Brinner judicial, entabla duelo con el que dirigió la Policía en los tiempos de Acebes el alelado. El magistrado de la cabeza brillante y la mala leche sin desnatar intentó, con paciencia, talante y condescendencia, que el tal Díaz de Mera, que en su día se hartó de hablar de informes policiales que vinculaban a ETA con el 11-M, sin mostrar ninguno, facilitara la fuente policial que le facilitó tal información. El político se negó alegando que el abstracto policía podría sufrir represalias. ¿Qué represalias?. Un policía es eso, policía, y si tiene una información sobre un hecho delictivo, a quién debe de facilitársela es a la Autoridad Judicial y es ésta quien debe ampararle en el caso de que se sienta represaliado por sus superiores políticos. Vamos, Señor De Mera, ¿no será que tal informe no existe ni existió o bien si existe no tiene ni pies ni cabeza?. ¿De qué tiene usted que proteger a un profesional?. ¿De que, a lo mejor, le quiten la poltrona política que ocupa y que ustedes le dieron en su día?. Para eso están las poltronas políticas, para ocuparlas con la provisionalidad que dan las legislaturas y la alternancia de poder. Ahí radica el problema surgido tras el 11-M, en la politización desmedida de las Fuerzas de Seguridad en lo que a mandos se refiere. Los comisarios que ocuparon altos cargos con un gobierno suelen convertirse en “cesantes” cuando gobierna la oposición. En el mejor de los casos, los afines a los derrotados, pasan de Comisario General a Jefe de una humilde comisaría de provincias o de distrito. De ahí las filtraciones interesadas, la manipulación de los datos, etc.. El afán de conseguir o no perder un puesto de postín y relumbre.

De momento el implacable “calvorota” le ha empurado con 1000 euros, que para usted no será mucho, y ha comenzado un proceso por desobediencia grave a la Autoridad Judicial que tendrá que resolver el Supremo dada su condición de aforado. En el Supremo seguro que le va a usted mejor, ¿o no?.

Como buena noticia diremos que al “Monaguillo Diabólico”, defensor de la “libertad” (digital), comienza a no salirle gratis lo de injuriar y calumniar. Si todos los aludidos toman ejemplo va a haber más cola en los juzgados que en el Bernabeu para un Madrid-Barça.