CAPÍTULOS DE LA HISTORIA.- LA DOBLE INVASIÓN.

(TERRORISMO) Cinco etarras condenados en París se declaran dispuestos a "morir y matar"

   -Abaunza, su segundo y los tres activistas que preparaban para un 'comando Levante' fueron sentenciados a un total de 51 años.
  
   París, 6 mar. (COLPISA, Fernando Iturribarría, corresponsal).
  
    Los cinco militantes de ETA, condenados este martes en París a una suma de 51 años de prisión por pertenencia al aparato militar,
se declararon "dispuestos a morir y a matar" si los gobiernos de España y Francia no aprovechan la actual oportunidad de solución
negociada. El fiscal, que había pedido un total de 68 años, había expuesto a los jueces que "cuando hay negociación no cambia nada
para los activistas de ETA pues sigue habiendo atentados".   
    Antes de que los siete magistrados se retiraran a deliberar, Xabier Abaunza utilizó el derecho al último turno de palabra para realizar un auto de fe independentista. El ex jefe de los 'sub-aparatos de formación' ('trebaketa') y de información ('pianistas') confirmó la militancia en ETA de los cinco procesados y remontó el origen del caso juzgado al "día en que España y Francia decidieron invadir nuestro pequeño país".
 
Ahora comienzo a entender todo, yo, que soy un poco torpe, comienzo a ver la luz en todo este maremagnum de procesos, dietas, actos humanitarios o rendiciones, cesiones, lazos azules, banderas, himnos, ansias infinitas de paz, etc., etc..
Este Axtérix (perdón Xabier) Abaunza, con su docta exposición histórica, me ha abierto los ojos y comienzo a entender el orígen del "conflicto" que nos ocupa y que tan urgentemente hay que solucionar a cualquier precio.
 
Hace muchos, muchos años, siglos, en el comienzo de los tiempos, tiempos tenebrosos y siniestros, existía incrustado en la tétrica e inculta Europa un pequeño país de ensueño. Sus habitantes gozaban de plena libertad y civilización avanzada, y hablaban una extraña lengua de orígen desconocido. Mientras las potencias que lo rodeaban se empleaban a fondo en cruentas guerras por disputarse los imperios, ellos vivían sencillamente en sus caseríos sin inmiscuírse en las políticas internacionales de los imperialistas.
Lo peor que le pudo pasar a este pequeño gran país es estar situado entre las dos principales potencias extranjeras. La Francia y Las Españas. Mientras éstas se disputaban el control del mundo no repararon demasiado en aquel pequeño reducto de libertad infinita, cultura milenaria y profunda religiosidad propia, mezcla de paganismo y catolicismo ortodoxo. Pero un día la maligna España, envidiosa de por sí, decidió que no podía consentir aquel pequeño reducto de libertad y fraternidad y decidió invadirla a sangre y fuego, comenzando por Navarra y siguiendo con el resto de ancestrales territorios hasta que topó de nuevo con los ambiciosos gabachos, los cuales, mucho más modernos y civilizados que los hispanos, eso todo el mundo lo sabe, frenaron a éstos en los Pirineos y se quedaron con la otra parte de las provincias, cuyos habitantes solo se diferenciaban de los del otro lado por un acento algo empalagoso.
Desde entonces, este pueblo maltratado y humillado por los dos estados opresores, ha estado luchando por recuperar su libertad y territorio, la independencia que siempre tuvo y que vulneró la sed avarienta que tenían franceses y españoles por las enormes riquezas de las que gozaba.
A través de los siglos, salvo algún traidor que se españolizó o afrancesó y pudo escapar a las legítimas represalias, este pueblo milenario, esta raza de luchadores, ha ido dando respuesta incansablemente al escarnio al que es sometido, sobre todo en el lado español dado que los nativos del otro lado de los Pirineos han sido algo más acomodaticios por aquello del queso francés y el champagne.
Esa tierra ha continuado pariendo heroes que no dudan en matar (lo de morir un poco menos), masacrar, secuestrar, torturar, arrasar ciudades, etc. como medio justificado por el fin final.
A día de hoy siguen aplicándoles las leyes antidemocráticas de ambos estados sin reparar los jueces en que todo empezó con aquella ilegítima invasión que es lo que habría que juzgar.
No hay que olvidar la oferta que el Ejército de Liberación Nacional ha hecho a ambos gobiernos para negociar el fin de las hostilidades, demostrando así una alta visión histórica y una apuesta clara por la paz, lo cual no es óbice para que de vez en cuando se vean obligados a mostrar su fuerza y así, equilibrar la balanza en el proceso.
Además hay que reconocer ciertos logros a la estrategia de pacificación actual. Uno de los dos enemigos, el español como no podría ser menos, está dividido profundamente y enzarzado en tales trifulcas que recuerda a la última contienda civil que padeció y en la que participó el pequeño país, pero no por defender la República Española sino para intentar recuperar los derechos inalienables que le fueron arrebatados.
Mientras los franceses siguen en sus trece y no hacen ni puñetero caso, los españoles comienzan a definirse, pero diametralmente opuestos, que es muy propio de los españoles, con lemas como "En mi nombre sí", "En mi nombre no", que aquí todo es bipolar, blanco o negro, rojo o azul, como los lacitos que vuelven a estar de moda.
 
AVISO LEGAL.- Si el texto anterior coíncide en todo o parte con el contenido de algún libro de texto, aclarar que se deberá a una caprichosa coincidencia, si bien si se recibe por parte de un autor cualquier comunicación en ese sentido, el presente "post" será inmediatamente retirado y se hará la correspondiente nota de rectificación.

2 comentarios :

Nuria y Jose dijo...

Llego a este Blog a través de un gran amigo mio, llamado Xurxo y residente, al igual que yo, en Valencia.
Bitácora impresionante y, desde luego, recomendable a mas de uno.

recibe un fuerte abrazo.

Filo de Espada dijo...

Gracias por la visita y encantado de recibir vuestros comentarios. Ésta es vuestra casa, sobre todo siendo amigos de ese pendenciero "galego" al que creo conocer bien.
Un abrazo