FABADAS Y DERECHOS DE AUTOR

Como seguro sabe la mayoría de ustedes, la fabada, plato asturiano y por ende español por antonomasia, puede causar en los buches y tripas de los comensales efectos devastadores.
La capacidad gasificadora de la legumbre utilizada, unida a la grasienta consistencia del "compango", con su morcilla, su lacón, su chorizo y su tocino veteado, convierte el abdómen en una especie de central térmica en alerta uno.
En una de esas agresivas sobremesas me encontraba, tras el cortado y teniendo a medias el chupito de orujo de hierbas, cuando sentí el primer retortijón.
Notaba como el intestino, sometido a altas presiones, se dilataba provocándo dolorosas punzadas y el gas en expansión buscaba vía de escape. Sabía que mi válvula de seguridad no podría aguantar demasiado y, a fin de evitar embarazosas y bochornosas consecuencias, tras disculparme con el resto de asistentes a la degustación, me dirigí al aseo.
No voy a entrar en detalles escatológicos y de mal gusto sobre lo que allí ocurrió, sólamente decirles que, tras intentar silenciar por todos los medios a mi alcance el escape de gas gastronómico, silenciamiento que lo que suele provocar es una nube tóxica de nefastas consecuencias, no alcancé a evitar un prolongado y estruendoso sonido en vibrato en do mayor sostenuto. El alivio fue notable mas mi preocupación por que hubiera oyentes de la "fanfarria" solapó la satisfacción y el descanso digestivo.
Al salir, allí estaba, impecable, con su traje azul cruzado, su incipiente calva y sus gafas progresivas de diseño italiano.
- Buenas tardes.- Me dijo.
- Bu..buenas tardes.- Balbuceé yo preguntándome que querría aquel individuo que tanto desentonaba con el "chigre" de comida casera.
- Sabrá usted lo que acaba de hacer.
No lo dudé y me salió sin pensar: - Coño, claro, me acabo de tirar un pedo del quince.
- Eso es indudable mas debo informarle que acaba usted de delinquir contra la propiedad intelectual.
- Pero bueno. Por si no lo sabe la fabada la he pagado yo y del pedo le aseguro que soy su legítimo autor.
- No señor. La melodía que acabo de registrar en mi grabadora es, en toda su partitura, idéntica a la introducción de la última canción de Bisbal. Sí hombre esa de "Quién me lo iba a decir".
- Quién me lo iba a decir a mí, que ahora resulta que hago música con el culo.
- Exáctamente y como puedo probar usted no la hace. Se limita a reproducirla de forma ilegal.
- Váyase usted a la mierda y hágase un politono con el pedo. Lo que me faltaba ya.
- Que sepa usted que recibirá la correspondiente citación judicial a fin de que satisfaga la cantidad que corresponde a la SGAE.
- ¿Sabe qué le digo?. Que ponga a funcionar la grabadora que me viene otra melodía. Pero ésta me da a mí que va a ser la Obertura de Parsifal.