MAS VALE TARDE QUE NUNCA

Trabajo duro, arriesgado, mal pagado, lidiando con lo que los bien pensantes no quieren ver de cerca, con los fallos de esta sociedad, con el terrorismo más anacrónico de Europa, injuriados por derecha y por izquierda, olvidados en la mayoría de los casos, dejando piel y vida por las calles y campos, utilizados en la batalla política. Ya era hora, Sr. Presidente, ya era hora. Su gesto le honra.

2 comentarios :

AF dijo...

Bueno, don Filo, ya ha leído usted en mi bitácora algunas opiniones mías sobre la Guardia Civil, así que no le voy a conrtar milongas: yo no habría hcho este gesto tan explícito que ha hecho Zapatero porque siempre tengo la mosca detrás de la oreja respecto a este cuerpo.

Pero con las mismas le digo que, dejando a un lado lo malo que hayan hecho muchos guardias civiles a lo largo de la historia, siempre he pensado que la situación en que han vivido tradicionalmente es injustificable: casas de baratillo, disciplinas cuartelarias impropias de una democracia, sueldos miserables y exigencias laboral-disciplinarias inasumibles.

Particularmente, creo que la Guardia Civil no habria sido lo que ha sido en muchos casos, de no haber pesado sobre ella esa suerte de ascetismo impuesto por la Superioridad que les ha llevado a buscar en el espíritu de cuerpo lo que no les permitían tener de trato normal con la sociedad.

Mis respetos hacia quienes realmente no quieran más que hacer un trabajo honrado, pero permítame mantener mis resabios frente a lo que he conocido, de oidas, de vista y en carne propia.

Un saludo.

Filo de Espada dijo...

Usted no es presidente del Gobierno, entonces no está obligado a hacer gestos con nadie.
Yo no comparto la forma de organización de la Guardia Civil, pero creo que generalizar y acusar por sistema a quien cumple órdenes teóricamente legítimas y legales me parece de acomplejados de tiempos pasados.
Yo lo tengo más claro que usted. Usted no tiene claro quien son los buenos y quien los malos.
Son vivencias y traumas y complejos que cada uno debe asumir.
Siga así.
Seguiré respetándole aún disintiendo.