EL CAMINO CALCINADO DE LOS VASCOS, VIDAS COMPROMETIDAS, CONDENAS Y REYES MAGOS.

Camacho: «Parece que ETA buscaba comprometer una vida»

 

Hombre, Señor Secretario de Estado, las palabras “parece” y “comprometer” son un poco desafortunadas. No parece, Camacho, es evidente la intención viendo los resultados aunque no consiguieran su objetivo que, más que comprometer, que ya comprometieron, pretendían segar una vida. Eso me “parece” a mí tras ver las “comprometedoras” llamas.

 

Ibarretxe: «ETA no va a impedir que el pueblo vasco haga su camino»

 

En esto tiene razón el “consultómano”. El pueblo vasco hace su camino saliendo de un coche en llamas. El pueblo vasco hace su camino sin que lo impida ETA aunque el camino vaya directo a una U.V.I. móvil. El pueblo vasco se llama Gabriel Ginés, ¿o acaso no es de los vascos y vascas?,  y siguió su camino, a pesar de ETA y de las imbecilidades que usted suelta.

Muestre un poco de dignidad y sentido común, ya sé que en su caso el esfuerzo debe ser inconmensurable, y al menos, cuando una persona ha estado a punto de ser masacrada, métase en la funda del escroto su famoso plan y cumpla con su responsabilidad de gobernante.

No quiero pecar de frívolo pero tengo la sensación, seguramente equivocada, de que a usted le molestó más la detención de los chicos de las mesas, esos con los que comparte credo, que el hecho ocurrido ayer.

 

Nafarroa Bai condena el atentado y pide una reflexión a Batasuna

 

Batasuna reflexionaba como dar apoyo a ETA y fueron detenidos. Batasuna, tras las detenciones, también reflexionó ante la prensa a través de Don Pernando, que no sé si viene de Fernando o de Pernada, pues de bastardía e hijoputez anda bien surtido, y tras el atentado volvió a reflexionar hablando de “guerra”, y otras palabritas de las suyas, muy al estilo del panfleto GARA y de su preciosa editorial de la que les muestro un extracto:

 

Un agente de seguridad privada resultó herido ayer en un atentado con bomba llevado a cabo, según todos los indicios, por ETA, en el barrio bilbaino de Abusu. El escolta Gabriel Ginés presta sus servicios para una empresa de seguridad española que tiene entre sus principales clientes a instituciones, entre las que destacan los ministerios de Defensa e Interior, y se ocupaba en la actualidad de proteger al concejal del PSE en Galdakao Juan Carlos Domingo. El atentado, con sus consecuencias humanas de sufrimiento, se produce en un contexto político inmediato marcado por una redada policial que ha llevado a prisión a 17 independentistas. Editorial. GARA

 

Como verán, el editorial es “de libro”. Se incide en describir a la víctima y su actividad, la españolidad de la empresa, la malignidad de los clientes de la misma, y luego habla de “consecuencias humanas de sufrimiento”, las cuales son colaterales y una minucia si los comparamos con la gravedad en que se halla el “contexto político inmediato” y la situación de los diecisiete. Y lo malo no es lo que escriben sino que se lo crean y éstos, como buenos fieles, seguro que se lo creen pues su fe es similar a la que profesan los talibanes.

Y hablando de talibanes y otras joyas de la humanidad, ayer, mi hija pasaba las páginas de un periódico. No, no lee todavía, pero mira “los santos” y, entre los santos se hallaba una foto de un señor de turbante blanco y barba gris que al parecer lidera una multinacional del terror y lo mismo derriba rascacielos que vuela trenes, aunque Pedro J. y Losantos no lo crean. Vamos que el señor de la foto en la que se detuvo la niña era Bin Laden y, al verlo dijo “Mira, un Rey Mago”. Pues eso, una niña de cuatro años ve un mago de oriente donde hay un criminal, pero la niña tiene menos información que los que ven en Pernando Barrena, y a otros de su ralea, a un político en vez de a un malnacido delincuente.

1 comentario :

Un oyente de Federico dijo...

Su comentario, Don Filo, esta cargado de sentido común.

Por contra, creo (digo “creo” porque no me he enterado bien del todo) que un portavoz del PP ha soltado una estupidez similar a la que soltó la izquierda durante el 11-M, que culpó del atentado a Aznar por la participación del Ejercito Español en la Invasión de Irak del 2003.
Supongo que mañana lo leeré en el periódico (El Mundo, claro).

Y lo de Bin Laden, no sólo no lo cree Pedro J. y Losantos, tampoco lo ha creido el Juez Del Olmo ni el juez Bermudez, ni la fiscal “Vale Ya”, pues Bin Laden no esta acusado ni inculpado en el juicio.

El que su hija vea a Bin Laden como un santo, se debe a que su hija ha tenido una premonición de lo que ella estudiara en las próximas ediciones de “Reeducación para la ciudadanía”