SEGUIMIENTOS SINDICALES

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) afirmó ayer que la situación legal de los miembros de Jarrai, Haika y Segi condenados por el Supremo impedía tenerlos bajo «seguimiento» para impedir una eventual fuga. En declaraciones a Servimedia, José Manuel Sánchez Fornet, secretario general del SUP, se preguntó si «se puede mantener un seguimiento a alguien que no está condenado, si esto no atenta contra sus libertades».

Será usted un gran sindicalista en la Policía, Sr. Sánchez Fornet, "un gran traballador" que diría algún gallego, líder indiscutible de la organización mayoritaria dentro del colectivo del C.N.P. pero claro, uno no puede valer para todo. Eso ocurría en el Renacimiento y, ahora, con la que está cayendo, parece más bien que andamos por el Prerrománico, refundándonos y redefiniéndonos.

Como político y como policía es usted nefasto. Como político hace declaraciones desde su inquebrantable adhesión al PSOE de sus entretelas intentando disimular tal fervor con pinceladas de profesionalidad policial, y aquí es donde falla como policía.

Resulta ahora que nuestro sistema de libertades impide a la Policía vigilar y hacer seguimiento de personas que no están condenadas, que ese tipo de actuaciones atentaría contra sus libertades.

Siguiendo esa premisa suya, tan lógica y "progresista", de defensor "a ultranza" de los derechos y libertades de "todos" los ciudadanos, seguramente perdería usted un número importante de afiliados, por una sencilla razón aritmética. Solo debe usted restar (y sé que de números si entiende) a los que tiene en las unidades centrales y periféricas de Información y Policía Judicial, cuyo trabajo, en su mayor parte, consiste en seguir, vigilar, conseguir pruebas, detener y poner a disposición de los Tribunales a terroristas, traficantes, delincuentes de todo tipo y especialidad etc., para que, entonces sí, con las pruebas legalmente obtenidas, puedan ser condenados.

El seguimiento de un sospechoso, cuando hay indicios razonables de que ha cometido o está en disposición de cometer algún delito, no sólo no atenta contra las libertades sino que es la base del trabajo policial. Seguirlo cuando ya está condenado ocurre en contadas ocasiones pues lo que se hace en esos casos es detenerlos directamente.

Lo que le pasa a usted es que, al menos a veces, le pesa más el carnét de partido que la placa policial y eso, suele llevar a errores. Padece el mismo mal, pero con otra sintomatología, el otro sindicato que le anda a la zaga, el CEP, que tiene su propio "Roberto Alcázar" mediático, que parece más preocupado en participar en la conjura de Losantos, Alcaraz, Peones Negros, etc., etc., que en resolver los problemas del colectivo al que representan.

Politizados los mandos, politizados los sindicatos, solo cabe seguir confiando en la profesionalidad de los que trabajan en la calle y que se deben, principalmente, a los ciudadanos y a la Ley.

3 comentarios :

simio dijo...

O sea que solo se puede hacer seguiento de los condenados. Pero si esta condenado ya esta preso, y si ya esta preso ¿para que quieren seguirlo?


Policia: Señor Taxista, siga a ese coche...

Taxista: No puedo que ese coche no esta condenado.

El Valín dijo...

Utilizando los mismos conceptos que maneja este señor podría decirse que:
- Lo que parece atentar contra la libertad, al menos la de pensamiento, es el seguimiento partidista que condena al descrédito a quien lo realiza.

Filo de Espada dijo...

Y lo peor de todo es que, seguramente, este señor estuvo asesorando a los pobres picoletos que dieron el cantazo uniformado el otro día. Cuando venga el Ministerio de Defensa con las Rebajas, a ver quién las paga.