ADOLESCENCIA, INCULTURA, BANDERAS Y MACHETES.

Las hordas de cachorros descerebrados adoctrinados en la ideología del odio contra lo extraño, dotados de una uniformidad y el consuelo de pertenencia a un grupo, investidos de salvapatrias de una patria cuya historia ignoran, salen a la calle armados. Los efectos de la marginalidad provocada por los focos de inmigración ilegal son ahora su bandera para sacar el puño americano o el machete, siguiendo a Ynestrillas y otros iluminados de parecida calaña.

Enfrente otros jóvenes, similar estética pero ideología contraria. Antifascistas, dicen, ansiosos de una revolución no cumplida, dispuestos a enfrentarse al sistema a golpe de cóctel molotov y barricada de botellón.

Estos últimos, a mi parecer, pueden tener más bondad en la ideología que los otros mas los métodos les desacreditan. Ninguna de las dos tribus son democráticas y sus formas no están justificadas en ningún caso, mucho menos en el caso de los primeros cuya xenofobia irracional, cuyo nazismo nostálgico se define por sí solo.

Es quizá hora de ilegalizar partidos fascistas, al igual que se hizo a medias con el fascismo vasco.

Es quizá hora de desterrar de la mínima expresión política la violencia y el matoneo y no consentir manifestaciones de odio.

Eso, al menos, dicen ahora algunos que antes se rebelaban contra otras ilegalizaciones de grupos igual de fascistas, pero con otras connotaciones más afines a la “progresía” de alto nivel, a pesar de contar con una verdadera banda armada y asesina de probada productividad detrás.

Hay quien clama, incluso, ante la supuesta falta de efectividad del Estado, por la autodefensa. Bien, por qué no, pero ese discurso no deja de ser peligroso y puede extenderse a otras latitudes donde cabría también la justificación de la autodefensa y podrían empezar a arder Herriko Tabernas a manos de los amenazados. ¿O quizá eso sería menos correcto?

Pero, cuidado, si seguimos la dinámica, qué podría ocurrir con ciertos colectivos antisistema. Antisistema lo son todos, los ultraderechista y los de extrema izquierda y si unos son violentos, los otros no dan muestras de pacifismo más que para algunos folclores.

Un muerto en Madrid y varios heridos. En respuesta, arde Malasaña, como siempre, y el enemigo es ahora el policía que conoce a Ynestrillas y sus adláteres de meterlos en repetidas ocasiones en los calabozos, o el periodista que pretende informar pero que no lo hace al gusto “radikal”. Apostaría lo que sea que si preguntamos por los fundamentos de las ideologías de unos y otros, ni unos sabrán nada de Nietzsche, Mussolini, Hitler, Goebbels, Primo de Rivera, ni otros de Bakunin, Durruti, Marx o Engels y se habrán quedado en cultura de cartel, consigna, panfleto, fanzine y foro de Internet.

Ahí es donde está el problema, en la incultura profunda en la que está sumida gran parte de la juventud actual. Son el karateka del metro de Barcelona, pero en rebaño y dotados de un dogma, pastoreados por intereses casi siempre bastardos.

Dadles una bandera, un grupo al que pertenecer y una causa, por muy descabellada que sea; un fondo de estado de fútbol, un edificio a “okupar”, un Valle de los Caídos, una Nación indivisible u otra Nación a independizarse, fotos a quemar, conciertos baratos, litrona,  y a la calle, que ya encontraron sentido a su miserable existencia de adolescentes cabreados con el mundo.

5 comentarios :

Un Oyente de Federico dijo...

Don Filo, por ciscunstancias ya comentadas antes, estos sucesos los vivo casi en primera persona.
Y casi en primera persona tuve el relato de la muerte de ese NIÑO.

Al escuchar las noticias y tras una llamada de teléfono que fue contestada, respiré aliviado.

Lo siguiente fue “acordarme” de la madre de quien envenena el cerebro de un NIÑO para convertirlo en fuerza de choque.
Me “acorde” de la madre de los adultos que no impidieron a ese NIÑO ir a jugarse la vida convertido en carne de cañón.

La miseria moral que nos inunda, impidio que nadie gritara porque un NIÑO había sido asesinado.
Protestaron porque habian perdido un miembro de su equipo, que pronto repondrán con otro ÑIÑO nuevo.

¿Que sabría ese NIÑO de fascismo, de nazismo, de comunismo, de anarquismo u otras atrocidades similares?

¿Quien será el que le diga a sus padres: ”Yo adoctrine a su hijo para convertirlo en un martir del antifascismo”?

Que asco.

Naveganterojo dijo...

Mire usted,señor oyente del fede,esto en mi opinion es el asesinato cometido por un criminal adoctrinado en el odio,en el razismo,en la xenofobia,con el agravante de que salia de su maldita sede armado con machete,puño americano y toda la parafernalia de los grupos de extrema derecha.
El asesino este cometio su crimen con total impunidad,y con el apoyo de otros asesinos como el.
Y ahora respondame,¿quien sera el que le diga a sus padres "yo enseñe a su hijo a matar",yo enseñe a su hijo a odiar,yo enseñe en definitiva a su hijo a ser la escoria de esta sociedad.
Lo vuestro ya es vomitivo,ahora se acuerda de la madre del asesinado,por segun usted,envenenarle el cerebro.
¿Pero que puto poder divino tiene usted para saber como ha educado esa señora a su hijo?.
¿Por que no va usted a preguntarselo?.
¿Por que no condena usted al asesino y en cambio condena a la madre por "la educacion que le han dado"?.
Para terminar,le dire que ese niño sabria poco de fascismo,pero el que le mato es un maestro en ese tema.

Filo de Espada dijo...

Don Navegante, en este caso se equivoca pues Don Oyente tiene una hija "Antisistema", increíblemente, que seguramente andaría cerca.
No seamos agresivos por sistema.
Los descerebrados son otros.

Naveganterojo dijo...

Don filo,he vuelto a leer el comentario del oyente del fede y tiene usted razon,he cometido un error de lectura.
Donde escribe "Lo siguiente fue “acordarme” de la madre de quien envenena el cerebro de un NIÑO para convertirlo en fuerza de choque.",he leido,o interpretado,que se referia a la madre del chico asesinado,de ahi mi enfado.
Señor oyente de federico,le pido mis mas sinceras disculpas por esta malinterpretacion de su escrito,de usted por eliminado lo siguiente,"Lo vuestro ya es vomitivo,ahora se acuerda de la madre del asesinado,por segun usted,envenenarle el cerebro.
¿Pero que puto poder divino tiene usted para saber como ha educado esa señora a su hijo?.
¿Por que no va usted a preguntarselo?.
¿Por que no condena usted al asesino y en cambio condena a la madre por "la educacion que le han dado"?."

Por estas frases le pido disculpas y perdon si le he ofendido.
Del resto de mi comentario,me ratifico en lo escrito.
Salud

Un Oyente de Federico dijo...

Don Navegante, de sobra se notaba en su comentario que había interpretado de forma diferente a la que yo pretendía que se entendiera.

Realmente no he dicho nada diferente a lo que, de mejor manera y menos visceral que la mía, a expresado Don Filo.

Le agradezco sus disculpas, pero no hacian falta.

No me he referido al asesino, porque pondría esactamente lo mismo.
Seguramente alguien le envenenó el cerebro y seguramente también siendo un niño, para hacer de fuerza de choque.
Y todavía tengo las neuronas lo suficientemente sanas, para saber que ni uno murio luchando contra el fascismo, ni el otro asesinó defendiendolo.
Por suerte, formamos parte de una sociedad que todavía no necesita que nadie muera defendiéndola del fascismo (a escepción del Pais Vasco) y mucho menos un niño.

Con la verdad absoluta de que el sol sale por la mañana y mil mentiras más, un niño va a matar a otro niño que posee la verdad absoluta de que el sol se pone por la tarde… y mil mentiras más.
Y si no muere asesinado la otra opción será convertirse en asesino.

El asesino está en coma, destrozado por los golpes de los camaradas del asesinado.
Si el asesino muere, ya no será el el único asesino, lo serán también los que le mataron.
Y habrá otra madre, tan madre como la otra, que perderá a un hijo, tan hijo como el otro.

Por suerte mi hija no estaba. Tiene mucho miedo a volver a ser detenida.
Estoy muy orgulloso de ella, tan orgulloso, que no quiero que me la mate nadie.
Pero estuvieron todos sus compañeros, es su barrio.