¿ARDE PARÍS?

Pobres chicos, montados en una moto, sin casco porque es incómodo y no se te ve la "jeta", y se estampan con un coche de Policía, encima de Policía. No podía haber sido un camión de basura, o un taxi o un turismo cualquiera, no, tenía que ser un coche de policía, habrá que quemar París en homenaje a los difuntos, mártires de la represión de Sarkozy, y disparar postas contra los uniformados a ver si nos llevamos a uno por delante.
Y es que somos marginados, parias de la tierra, con escopeta pero parias, parias revolucionarios y combatientes contra los sicarios del capital.
En el 2005 se achicharraron en un transformador dos chicos por huir de la Policía. Por qué tuvo que perseguirlos la Policía obligándolos a esconderse. Por qué no los ignoraron aunque hubieran cometido algún deltio. Cualquier cosa vale para mostrar el descontento, París bien merece una revuelta.
¿Serán antifascistas?. Según Felipe González, en recientes declaraciones, fascista es también el antifascista que llama fascista al que no piensa como él. ¿O no es así?.
Bueno, una vez acabadas las algaradas del 20-N y aledaños, siempre nos quedará París, aunque Sarkozy esté en China vendiendo brioches o bagettes, como antes hizo el hijo de "Por qué no te callas" vendiendo Jabugo y explicándoles que es un crimen picarlo para hacer rollitos.