FISIOLOGÍA POLÍTICA

Diputada del PP dice que el 'número dos' de Interior la invitó a acompañarle al servicio y exige disculpa por "machista"    
    
   MADRID, 19 (EUROPA PRESS)   
   La portavoz del PP en la Comisión Mixta para el estudio del problema de las Drogas, Ana Belén Vázquez, aseguró hoy que el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, la "invitó a acompañarle al servicio" para comprobar el motivo de que se interrumpiera momentáneamente su comparecencia en el Congreso.
    La diputada exige disculpas al 'número dos' de Interior por un comentario que tacha de "grosero" y "machista".   
    El incidente tuvo lugar esta tarde en el curso de la comparecencia de Camacho ante la citada Comisión Mixta (Congreso-Senado). En un momento determinado, la presidenta de dicho órgano parlamentario,Lucila Corral, comunicó que la sesión se suspendía porque el secretario
de Estado debía atender una "gestión urgente e importante", lo que motivó que la portavoz del PP preguntase qué ocurría para detener la comparecencia. Desde la Mesa de la Comisión detallaron, ya fuera de micrófono, que Camacho debía ir al servicio.
   Según indicó a Europa Press la diputada del PP, cuando el secretario de Estado pasó por su lado le soltó: "Te invito a venir al servicio
conmigo y lo compruebas". Ana Belén Vázquez aseguró haberse quedado "cortada" ante un comentario que considera "grosero y machista".
 
Camacho comparece, para hablar de drogas y otras cosas del asunto de la Seguridad del Estado, esa de la que es Secretario. El caso es que, en determinado momento de la comparecencia, o bien un retortijón, o bien un apretón de vejiga, vulneró la seguridad de los esfínteres gubernativos y Camacho tuvo que dejar a la audiencia expectante para no agasajarla con un bochornoso y desaseado espectáculo.
La verdad es que al ser humano le incomoda su condición de animal y las necesidades fisiológicas innatas que se saltan protocolos, estrategias políticas y otras convenciones. Si me meo, me meo, y no lo puedo remediar por más que tenga que venderle una moto a los grupos parlamentarios que se encuentran en la comisión.
Luego vuelvo y la opositora, no por opositar a notarías sino por hacer oposición, hace sus méritos y pregunta por qué me ausento y habrá que contarle a la oposición lo de la urgente deposición. Pues porque me meo, o me cago, y si quieres lo puedes comprobar que aún queda el olor.
Una grosería de todo punto pero no creo que sea machismo sino el estado psicotrópico en que uno se encuentra una vez ha satisfecho las apremiantes demandas del organismo.
Y ya metidos en escatología pues me voy a poner a hacer periodismo de investigación, o de especulación, que viene a ser lo mismo en estos tiempos.
Volvamos a lo del incidente del Rey y Chávez en Chile, sí, hombre, ese incidente del que tan poco se habló y tan poca importancia se le dió. Pues bien, creo que el incidente no tuvo su orígen en las supuestas ofensas e "irrespetos" entre estados y soberanías, imperiales o no, sino que el gérmen de todo tiene también un orígen fisiológico. Analicen los videos y verán la cara de descompuesto del monarca, el terremoto intestinal debía ser morrocotudo. La incontinencia verbal de Chávez, que no dejaba acabar a Zapatero, fue lo que provocó que Juan Carlos, urgido por las molestias abdominales, le mandara callar para acabar cuanto antes el debate y así poder ir al evacuatorio. Cuando le tocó el turno a Ortega, la mirada del Jefe de Estado a ZP lo dice todo, "José Luis, me voy que me cago vivo", y ése es el pacto secreto entre mandatarios, sólo eso, un Real apretón.
Pero Chávez vuela bajo sobre Zarzuela, seguramente para echar una meadita y marcar el territorio sobre la sede del Imperio genocida español.
Y en aniversarios de celebrados fallecimientos, los nostálgicos dan muestras de su patología más acusada, la diarrea mental pues de esos cerebros no puede salir más que mierda y sus catecismos no son más que estercoleros ideológicos.
Mientras, por el otro lado, la urgente necesidad de miccionar llevó a los antifascistas a intentar tomar al asalto la Consejería de Interior, pero no para hacer destrozos sino para ir a los servicios. Y van los Mossos les prohiben el legítimo derecho a vaciar sus vejigas en un sitio adecuado. Cuando uno anda apurado es capaz de cualquier locura y no es de extrañar que perdieran los nervios los pacíficos antisistema.
Lo mismo ocurrió ayer ante la Facultad de Derecho de la Complutense que previamente había cerrado el Rector para que no dejaran los aseos perdidos. Porque no piensen ustedes que los antifascistas pretendían tomar al asalto una facultad, que eso es más propio de fascistas y agrisados policías franquistas, que ellos solo precisaban un inodoro para no tener que mear junto a un árbol del Campus.
A Ibarretxe le pasa, y no quiero ser sexista, lo que a muchas mujeres, que tienen la costumbre de ir en grupo a los lavabos, por eso quiere que le acompañen Aznar, Zapatero, Mayor Oreja, y no sé cuánta gente más a los tribunales, que para él y los suyos no son más que eso, aliviaderos públicos, y es mejor que haya cierto ambientillo, que da más comodidad y buen rollito.
Bueno, y ahora, ruego me disculpen pero me veo obligado a ausentarme unos minutitos.
Gracias.