LOS RECORTES DE TVE

Tuve la ocasión de ver en la página de El Mundo el resumen que han hecho de la polémica y censurada entrevista de “El Loco” a “Butanito”. En lo que yo pude ver no se dice “abrazafarolas”, “chupópteros”, y otros calificativos típicos de aquel dueño de las noches radiofónicas. Se limita a, tranquilamente y en tono cordial, a narrar situaciones que vivió y las consecuencias que sacó de las mismas. Ridiculiza la actitud arrogante y resentida de un Aznar que se sintió Jhon Waynne junto a su amigo Bush. Habla de su no aceptación de la derrota electoral y de que sigue mandando en el PP. De Rajoy dice que es un tío que por donde pasa no ensucia pero por donde pasa no limpia. De Jiménez Losantos soltó algunos elogios referentes a su cultura y calidad personal pero justificó su pérdida del respeto que le tuvo en que, ahora, el citado periodista se ha vuelto el más sectario del panorama, ya que su universo se limita a dividir el país entre buenos y malos, políticamente hablando, siendo los malos siempre los mismos. Dijo que un periodista debía ser más imparcial y no tomar ese tipo de partido. Habló del poder que ejercen los capitalistas en los medios de comunicación en los que entran como elefante en cacharrería dictando las informaciones que se deben dar y a los ministros que hay que joder cuando le tocan a uno las túrpimas con sus decretos. Del actual jefe del “ente” (me encanta esa palabra), dijo que era un hombre del “Imperio Polanco” de toda la vida, de toda la vida de Prisa, que hay que vivir de Prisa y morir joven para ser un cadáver bien parecido. Esto último lo digo yo y para mí que me ha “quedao mu bien”. No dijo nada, dentro de lo que se podía ver en la página, que no supiéramos o imagináramos todos y no fue, ni mucho menos, radical e insultante. Es más, José María García, que nunca fue santo de mi devoción (devoción exenta siempre de santos), me sorprendió gratamente y me pareció objetivo en sus manifestaciones. Ausente de todo sectarismo pero manteniendo su peculiar personalidad. Esa es la impresión que yo saqué. Entonces, ¿a qué vino esa actuación de la Dirección?. Me da en la nariz que, poniéndose el parche antes de la herida, pretendieron evitar el ataque de la derecha por utilizar el medio público, el “ente”, para verter acusaciones contra ellos. Exceso de talante que va a provocar ahora que se les acuse, no sin razón, de ejercer la censura, a pesar de haber permitido hablar al “monaguillo diabólico” que, entre otras lindezas, puso a bajar de un burro a un juez, (a lo cual en sí mismo no le veo ningún tipo de problema porque nadie debería ser intocable) aunque, eso sí, sin el griterío habitual de sus mañanas de sacristía y exaltación de la libertad. Su libertad, claro, y la de los de siempre. Televisión Española la ha cagado censurando y se hubieran cagado en ella de no hacerlo. Ahora la cagada es doble. Actualización: La entrevista fue filtrada por el propio director del "Ente" (como me gusta esa palabra)

2 comentarios :

Elbereth Gilthoniel dijo...

No veo la tv. Hace más de un año que decidí apagar ese aparato, y me siento satisfecha de haberlo hecho.

Mi madre cada vez que habla conmigo, me da el parte del mundo. Ella es mi "medios de comunicación". Ella e Internet.

¿Y esto que tiene que ver con la entrada? Pues nada, es verdad. Perdón.

Me voy pareciendo a otros "comentaristas".

Hablar por hablar.

El Valín dijo...

Cuando me enteré de la no emisión me creí las razones de TVE. Eliminar insultos y calumnias de la televisión pública me parecía correcto. Tras ver los vídeos de la entrevista me retracto y me flagelo por opinar sin conocer. No he visto ni insultos ni calumnias, sólo las opiniones serenas de una persona, con las que se puede estar o no de acuerdo, pero que no implican demérito para el medio que las emite. Opino por tanto que TVE se ha puesto una venda de censura ante la posibilidad de una herida de críticas. Yo lo hubiera emitido.