MEZCLADO, NO AGITADO.

- Perdone... ¿Señor Bond?.
- My name is Bond, James Bond. Al servicio de Su Graciosa Majestad.
- Encantao, mi nombre el Peláez, Antonio Peláez, Sargento de la Guardia Civil y la Majestad de usted no sé si será graciosa o no, el nuestro suelta algún chascarrillo de vez en cuando pero, lo que es gracioso, es verlo dar cabezadas en los actos culturales. Pero eso es otro tema, bien, al grano, tengo en mi poder una Orden de Detención contra usted dictada por la Audiencia Nacional.
- ¿Una orden de detención contra mí?. ¿Pero como es posible?
- Hombre pues, entre otras cosas se le acusa de detención ilegal, asesinato, lesiones graves, daños en mobiliario urbano con incendio y uso de explosivos de distintas composiciones, conducción temeraria, y un largo etcétera de todo tipo de despropósitos, así como escuchas ilegales, violación de correspondencia y domicilio... y no sigo que tengo tres folios más.
- Pero yo, como todo el mundo sabe, me limito a cumplir las misiones encomendadas en defensa de la seguridad del Imperio Británico y el conjunto de Occidente. Ultimamente ando centrado en el terrorismo internacional y sabrá usted que estas misiones son harto complicadas y tienen unos métodos y procedimientos de alto secreto de Estado y cuyo último fin los justifica en sí mismo.
- Me ha encantao oírle pero le voy a decir una cosa. En este país en el que usted se encuentra ahora está instaurado un sistema democrático y ningún fin justifica métodos que vulneren en lo más mínimo los derechos fundamentales que consagra nuestra Constitución, mientras ésta dure. Aquí no hay secretos, ni de Estado ni del corazón con eso del "Tomate". En España todo se hace con luz, taquígrafos o filtraciones a la prensa.
- Pero ustedes sufren el terrorismo y de alguna manera tendrán que luchar contra él.
- Nosotros aquí lo intentamos resolver con procesos de paz, mesas de partidos, y alianzas de civilizaciones. De vez en cuando hay que hacer alguna detención para que no se crezcan pero, con todas las garantías establecidas en la Constitución y en la Ley de Enjuiciamiento Criminal.
- ¿Y como obtienen la información?
- Últimamente por los periódicos, que tienen unos equipos de investigación de agarrate y no te menees y son intocables por aquello del derecho a la información.
- Pero ¿No fueron a Guantánamo?.
- Eso fue con el Gobierno anterior, bueno, con éste seguro que también pero, claro, yá saldrá a la luz en su momento, y además fue la Policía, que es otra historia y no tiene la larga trayectoria de nuestro Benemérito Cuerpo, en el cual hacemos las cosas "por el libro", como mandan las Reales Ordenanzas, y si hace falta nos detenemos nosotros mismos tras habernos manifestado.
- ¿Manifestado?.
- Sí señor, mire usted, como los sindicatos de clase pero con tricornio. De lo más progresista y democrático. Pero luego, claro, vienen las consecuencias y, los políticos, más que nada por el qué dirán, nos pegan con el Reglamento en el tricornio hasta que haya elecciones.
- No entiendo este país suyo.
- La verdad es que yo tampoco, pero yo me limito a hacer mi trabajo sin entrar en valoraciones que, luego, por el mínimo error de apreciación o análisis te sacan en los periódicos y acabas "crucificao". Que anda el ambiente muy caliente... Yo mismo, que no hace mucho me infiltré en peligrosas bandas de delincuencia organizada y grupos terroristas, ahora ni se me ocurriría. Que investiguen los jueces, que ellos tienen patente de corso. A mí que me den órdenes firmadas y selladas y yo a cumplirlas y aquí paz y despues gloria. Estoy a mi hora en casa, me tomo mis cañitas, juego mi partidita con los amigos y veo más a mis niños, que antes, cuando entraba por la puerta la madre les decía:"Niños id a saludar a la visita". Imagínese el cachondeito que tiene mi parienta.
- Esto es inaudito.
- Inaudito o no dése usted preso que ya nos hemos "enrollao" bastante y se acerca la hora del relevo. Ah, no se equivoque y no se le ocurra ponerse gallito que le aviento una hostia que le avío el smoking. Que no sabe usted con quién se la está jugando. Faltaría más, a mí, que tengo los huevos pelaos.
 

2 comentarios :

Elbereth Gilthoniel dijo...

ja, ja, ja. No puedo escribir más.

oktomanota dijo...

jajaja no esta nada mal buen blog.
un saludos
www.oktomanota.com