SI YO LA FUERZA TUVIERA

Cuanta fuerza tuviera
para envasar el viento,
para cuadrar la esfera,
para limar los puertos.
Acribillar la luna
con ráfagas de sueños
estampando la espuma
del mar en mi cuaderno.
Abrir surcos al agua,
plantar en el la playa un huerto,
recoger del coral la savia,
con ella bañar mi cuerpo.
Cuanta fuerza tuviera
y cuanta fuerza ahora pierdo,
recorriendo la rueda
escarpada de un tiempo.
Cuanta fuerza preciso
para llegar al destino,
para inclinar el camino
y deslizarme sumiso
hasta la ola más fiera,
cuyo envite pudiera
desatar compromisos.
Me quito la cáscara entera,
muestro mi pulpa jugosa,
memoria de entraña orgullosa,
y la blanca, marfil, calavera.
 
 
 
 
 
 
 

1 comentario :

Elbereth Gilthoniel dijo...

Gracias por regalarnos estos versos...al final del día son un bálsamo para las heridas.